EL ARTILLERO AGRADECE A PACO PEPE

Una vez más seguí los consejos del sagaz Paco Pepe Fernández de la Cigoña -¡gallego tenía que ser!- y me cuidé de leer el último bodrio de Jorge Mario Bergoglio. Ni siquiera lo hice en diagonal, ni de reojo. Todo sea para preservar la salud mental y estomacal.

Y después de que Paco Pepe escribiese en su “La cigüeña de la torre” recomendando la abstención absoluta, me encontré conque el indigesto mamotreto había sido elogiado por la masonería; en la ocasión, por la Gran Logia de España.

En otros tiempos, cuando se trataba de masones, los jóvenes nos defendíamos con la Humanun Genus de León XIII, que bastaba y sobraba para no dejarnos engañar por la retórica tripunte heredada de la Revolución Francesa. Pero con el Vaticano II todo cambió( aggiornamento, ecumenismo, equiparación de la Religión verdadera con las falsas, etc. etc.) ¿Acaso no dijo el nefasto cardenal Suenens, que con los documentos conciliares habían penetrado en la Iglesia los principios de 1789? Y en esas estamos pues con Tutti fratelli, panfleto ideológico de baja estofa, según comentan quienes se atrevieron con el adefesio.

Allá Bergoglio con sus utópicos delirios. Que yo me quedo con Paco Pepe y su ancestral buen sentido.

(El chuzazo de Paco Pepe en https://infovaticana.com/blogs/cigona/la-enciclica-de-francisco)