UN PACTO AL SERVICIO DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL

Enseñaba Pío XI en Divini illius Magistri, la carta magna de la educación cristiana de la juventud:

“5. Es, por tanto, de la mayor importancia no errar en materia de educación, de la misma manera que es de la mayor trascendencia no errar en la dirección personal hacia el fin último, con el cual está íntima y necesariamente ligada toda la obra de la educación. Porque, como la educación consiste esencialmente en la formación del hombre tal cual debe ser y debe portarse en esta vida terrena para conseguir el fin sublime para el cual ha sido creado, es evidente que así como no puede existir educación verdadera que no esté totalmente ordenada hacia este fin último, así también en el orden presente de la Providencia, es decir, después que Dios se nos ha revelado en su unigénito Hijo, único que es camino, verdad y vida (Jn 14, 6), no puede existir otra completa y perfecta educación que la educación cristiana”.

Pero el pasado jueves 15 Bergoglio lanzó el Pacto Educativo Global ,con los siguientes compromisos, que de cristianos tienen poco y nada:

1 – Poner a la persona en el centro de cada proceso educativo

2 – Escuchar la voz de niños, adolescentes y jóvenes a quienes transmitimos valores y conocimientos

3 – Fomentar la plena participación de las niñas y adolescentes en la educación

4 – Ver en la familia el primer e indispensable tema educativo

5 – Educarnos y educarnos para la acogida, abriéndonos a los más vulnerables y marginados

6 – Encontrar otras formas de entender la economía, la política, el crecimiento y el progreso, desde la perspectiva de una ecología integral

7 – Cuidar y cultivar nuestra casa común, protegiéndola de la explotación de sus recursos, adoptando estilos de vida más sobrios y apostando por el uso exclusivo de energías renovables.

En el lanzamiento del Pacto también habló la directora general de la UNESCO, quien “agradeció al Papa por su compromiso con la construcción de la paz a través de la educación y por su confianza en el papel que la UNESCO puede desempeñar en esta misión”, porque  “la organización presenta también la visión de una educación humanista basada en la dignidad y los derechos humanos, la paz y la ciudadanía, la ecología, la solidaridad y el desarrollo” https://es.zenit.org/2020/10/16/evento-sobre-el-pacto-educativo-global-intervencion-de-la-unesco/


Nota catapúltica

1)Acerca de la educación humanista de la UNESCO:

“Casi diez años después de su primera edición, la UNESCO ha actualizado íntegramente y reeditado el manual  Orientaciones técnicas internacionales sobre educación en sexualidad. Este texto, publicado hoy, promueve la educación sexual integral de calidad para fomentar la salud y el bienestar, el respeto de los derechos humanos y la igualdad de género, y empodera a niños y jóvenes para que lleven una vida sana, segura y productiva.

(Ver “UNESCO: A TAL ANTRO, TAL DIRECTORA” http://aladerecha.com.ar/?p=875)

“La educación integral en sexualidad (EIS) es fundamental para la salud y el bienestar. La EIS de buena calidad incluye educación sobre derechos humanos, sexualidad humana, igualdad de género, pubertad, relaciones y salud sexual y reproductiva.

La EIS es esencial para que los jóvenes puedan protegerse de embarazos no deseados, VIH e infecciones de transmisión sexual, promover valores de tolerancia, respeto mutuo y no violencia en las relaciones y apoyar una transición segura a la edad adulta”. https://en.unesco.org/themes/health-education/hiv-sexuality-education