GRABOIS, EL NUNCIO MARXISTA DE BERGOGLIO (y nuevo ministro argentino)

El agitador profesional Grabois, a propuesta del cardenal Peter Turkson, fue nombrado por Bergoglio como miembro del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, una suerte de “ministerio ambiental del Vaticano”. Según el Motu proprio que lo instituyó, el Dicasterio “será competente en las cuestiones que se refieren a las migraciones, los necesitados, los enfermos y los excluidos, los marginados y las víctimas de los conflictos armados y de las catástrofes naturales, los encarcelados, los desempleados y las víctimas de cualquier forma de esclavitud y de tortura”.

Si bien CATAPULTA se ha ocupado hasta el cansancio de Grabois, formulo algunas hipótesis sobre los alcances que pueda tener su función en cuanto a “los excluidos, los marginados, los desempleados y la víctimas de cualquier forma de esclavitud”.

Es importante, entonces, recordar que Grabois tiene formación de base fundamentalmente marxista, según sus propias palabras:

“Una rama de la Teología de la Liberación utilizaba el análisis marxista y yo utilizo categorías marxistas” http://catapulta.com.ar/?p=4791

Asimismo, en los Cuadernos de la Economía Popular”, que escribió junto con Emilio Pérsico- otro buen compinche de Bergoglio- se lee:

“También en nuestros tiempos existieron otros movimientos que plantearon este objetivo de igualdad, esta vez junto a los obreros, contra los capitalistas. Durante los siglos IX y XX, los socialistas, anarquistas y comunistas, con distintos matices, proclamaron la necesidad de distribuir los bienes y el trabajo de manera equitativa para que dejen de existir distintas “clases  sociales”. Para lograrlo, reclamaban que los obreros industriales se unan para liberarse de la explotación capitalista.

En algunos países, estas ideas tuvieron un gran éxito. En 1917 la revolución rusa de octubre, liderada por Vladimir Lenin, instauró el primer estado socialista en el mundo. La experiencia duró muchos años y se expandió a otros tantos países. En 1943 se produjo la gran revolución china, liderada por Mao Tse Tung y ya un tercio de la humanidad vivía en países que querían construir una sociedad sin clases. En América Latina, Fidel y el Che lideraron la revolución cubana”.

http://catapulta.com.ar/?p=4791

La revolución no se hace en el aire, ni por la voluntad de unos pocos, ni por la capacidad de la conducción. El proyecto revolucionario lo construyen los pueblos, la revolución la hacen los pueblos en su desarrollo histórico, los militantes solamente podemos trabajar para fortalecer el poder popular y aportar nuestras ideas sobre las características que debe tener la nueva sociedad.

http://catapulta.com.ar/?p=7105

Y no hace mucho sostuvo, interpretando revolucionariamente  al mismo  San Agustín:

Hay que rescatar algunas cosas del socialismo que no son del siglo XX nada más, vienen desde hace muchos siglos, del cristianismo primitivo. Se reducen, básicamente, a una premisa que usaba San Agustín, y también Marx y Lenin, que cada cual tiene que recibir según su necesidad, no según su mérito, y tiene que aportar según lo que puede, según su capacidad.

https://noticias.perfil.com/noticias/politica/grabois-trabajo-para-una-revolucion-el-keynesianismo-no-puede-ni-cubrir-necesidades-basicas.phtml

Es casi ocioso señalar su devoción a la ultracapitalista señora Cristina, a quien considera “honesta” (¡todo sirve para la  revolución!)

“Hay un elemento adicional estratégico que es un prerrequisito para la independencia, la soberanía y la justicia social, es la constitución de un bloque regional, la patria grande en el marco de la apuesta al multipolarismo. La persona que expresa eso con más nitidez en Argentina es Cristina”.

https://www.resumenlatinoamericano.org/2019/07/30/argentina-en-cuestion-juan-grabois-si-nos-roban-los-mitos-que-tenemos-nos-dejan-

Una conclusión meramente provisoria es que, con el respaldo de Bergoglio, el nuncio Grabois proseguirá con sus actividades subversivas, atizando la lucha de clases en cuanta ocasión tenga a mano. De hecho, fungirá como nuevo ministro de Desarrollo Social, donde su cómplice Pérsico ocupa una Subsecretaría.

Con semejante padrino y semejante poder , los obispos cobardes y  el (des)gobierno que soportamos guardarán obsecuente silencio ante las tropelías que cometerá el valido “pontificio”, en nombre de “los excluidos y los marginados”. Días tempestuosos le esperan nomás a nuestra pobre Patria.

Nota catapúltica

Por si lo de Grabois fuese poco, agreguemos que Turkson es un firme defensor del uso del preservativo para impedir la propagación del SIDA. http://catapulta.com.ar/?p=7105