CARTÓN LLENO: PAGLIA Y SUS COMPINCHES REFUNDAN LA TEOLOGÍA

Tres grandes teólogos europeos, Cristoph Theobald, Elmar Salmann y Pierangelo Sequeri, y un objetivo: refundar la teología, teniendo en cuenta el progreso de las ciencias y los límites del conocimiento científico, incluyendo también los descubrimientos que el hombre hace en su experiencia diaria de la vida. Un cambio de perspectiva real y profundo, que los tres exponentes de la teología contemporánea debatieron en un encuentro organizado, hace unos días, por la cátedra Gaudium et Spes del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II y titulado ‘ Hoy y mañana, imagina la teología: para una refundación epistemológica ” .

“En teología – advierte  Monseñor Vincenzo Paglia, Gran Canciller del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II y presidente de la Pontificia Academia para la Vida – siento una rareza de reflexiones. Existe el riesgo de que la teología se haya quedado, de manera autorreferencial, discutiendo problemas internos, tanto que la cultura moderna ha perdido casi por completo el interés por ella ”. Monseñor Paglia explica a continuación que «la teología no tiene los pies en la tierra, como ha señalado reiteradamente el Papa Francisco, sino que permanece encerrada en una torre de marfil inexpugnable».

Y sigue Paglia: La energía nuclear, la crisis ecológica y las nuevas tecnologías plantean una gran pregunta: ¿qué significa «humano»? En todo esto, está la intuición del Papa Francisco que, en el vacío del pensamiento secular y religioso, propuso dos grandes encíclicas: la ‘Laudato Sì’, que habla de nuestra casa común, y los ‘Hermanos todos’, que trata de la familia humana.

No pude hallar en las páginas vaticanistas mayores referencias a lo que se dijo en la reunión “refundacional”. Pero el pastor protestante Leandro De Chirico, tomó debida nota: Theobald partió de la intuición de Juan XXIII, respaldada por el Concilio Vaticano II, para recalificar el magisterio de la iglesia romana en un «magisterio pastoral». La Iglesia se retira de su papel de guía absoluta y jerárquica y elige un acompañante, con otros sujetos y junto a la humanidad. Su enseñanza ya no es dogmática, sino la voz de una tradición formada por tradiciones y articulada a través de múltiples voces (magisterio oficial, teólogos, pueblo). Theobald ve en la figura del Papa Francisco que habla de iglesia poliedro y hospital de campaña, de ecología integral, de “todos los hermanos”, etc., una utopía generadora de futuro que es el  lenguaje con el que hablar al mundo contemporáneo. Esta utopía debe traducirse en hospitalidad eucarística, ministerialidad compartida (¿sacerdotes casados? ¿Mujeres sacerdotes?), acompañamiento de toda situación humana (más allá de la distinción entre «regular» e «irregular») sin cuestionar las opciones de vida de las personas.

Salmann cuestionó los desafíos para la teología de acompañar la metamorfosis en curso. La teología tiene que lidiar con tres transformaciones que se han producido y aún están en curso.

  1. El surgimiento del hombre democrático . En el punto de inflexión antropológico de la modernidad, se han convertido otras ciencias que hablan al hombre contemporáneo (sociología, economía, psicología profunda, estética). La teología ya no dice nada. Ya no es la salvación lo que angustia al hombre, sino la salud, el bienestar, el bienestar. Se exige extrema libertad junto con extrema igualdad, extrema seguridad, extremo control, etc. No puedes tener ambos, pero el mundo los quiere todos juntos. La religiosidad es agnóstica, experimental, con un toque de misticismo, libre de «religión» institucionalizada.
  2. El surgimiento de otro cristianismo . El cristianismo de hoy se percibe como un fermento y no una doctrina, una huella y no un camino, un consuelo y no una dirección. La Carta Magna del cristianismo actual ya no es Pablo (protestantismo), Juan (ortodoxia) o Mateo (catolicismo), sino Lucas 10 (buen samaritano), Lucas 15 (hijo pródigo), Lucas 24 (discípulos confundidos). Los temas percibidos como importantes ya no son «sangre», «muerte», escatología, verdad, sino sentido, libertad, terapia, inmediatez. De la identidad hemos pasado a la ambivalencia (Tillich).

3 . El surgimiento de una teología de nombres divinos inauditos . Antes Dios era el criterio independientemente, pero después de Kant debemos esforzarnos por encontrar una razón por la que Dios merece existir para el hombre contemporáneo. Para hacer atractivo a Dios en un mundo inapetente, se buscan otros nombres divinos, inéditos e inauditos: un Dios esférico (no cuadrado), dialógico, hospitalario, un Dios «franciscano», amigo. ¿Estará la teología católica a la altura de estos desafíos?

-Finalmente, Sequeri destacó el hecho de que la teología debe volver a aprender a hablar con “parábolas” más que con discursos proposicionales, sin perder su afinidad por el pensamiento exigente. En los Evangelios hay tres actores: Jesús, los discípulos, la multitud. Por analogía, la iglesia de hoy debe aprender no solo a hablar con los «vecinos» (los discípulos), sino también usando parábolas a los «lejanos» (la multitud), llegando a Zaqueo, centuriones y samaritanos de nuestros días. Al contar «parábolas» debe encargarse de expresarlas en códigos modelados por el psicoanálisis y la economía (las ciencias que dan «sentido» a la contemporaneidad”).

https://www.locicommunes.it/articoli/immaginare-la-teologia-cattolica-oggi-e-domani-diagnosi-allarmata-prognosi-riservata?fbclid=IwAR1H

Estimado lector: convendrá Ud. conmigo que con esta “refundación” de Paglia y su pandilla,¡siamo fritti!

Notas catapúlticas

El jesuita Theobald es un seguidor de Rahner. Para quien se anime, reenvío a un texto de su autoría. https://repositorio.uca.edu.ar/bitstream/123456789/9439/1/pastoralidad-teologia-transformacion.pdf

En mayo de 2019 disertó en la UCA, invitado por la célula liberacionista de la Facultad de Teología.