PATETICO, DEPLORABLE, LASTIMOSO

 

Bergoglio, entre tantas otras carencias, no tiene el menor sentido de lo que es la gravitas, despreciándola en cuanta ocasión puede, como sucedió después de la audiencia del 18 de agosto, cuando pidió jugar con el metegol que le habían regalado. ¿Había necesidad de hacerlo públicamente?

Sería bueno entonces que algunos de sus paniaguados lo remita a Wikipedia:

La gravitas (como la dignidad y la seriedad exenta de toda frivolidad), era una de las antiguas virtudes romanas que la sociedad más apreciaba, junto con el deber, la pietas, la dignitas y la virtus.

El término gravitas no debe confundirse con «gravedad» entendida como importancia, aunque los dos términos tienen una etimología común: ambos derivan, de hecho, de la palabra latina que indica peso, pesadez. Adquiere el significado de un sentido ético, de seriedad, severidad y dignidad y connota una cierta substancia o profundidad de personalidad. En la Antigua Grecia, el término areté podría tener una acepción parecida”.