MALA ESPINA: RISAS, SONRISITAS Y MIRADITAS

Cuando el Gran Taimado y una  perversa anciana como Nancy Pelosi aparecen así, como viejos compinches, uno tiene la impresión de ambos cometerán alguna trastada bien grande.

Para Phil Lawler, editor de Catholic Culture News (CWN) esta es la fechoría:

“El Vaticano ciertamente desplegó la alfombra roja para Nancy Pelosi. La alfombra roja como la sangre, se podría decir.

El arzobispo Cordileone, le ha dicho al mundo que el apoyo de Pelosi  al aborto es incompatible con su fe católica. Pero su sesión fotográfica con el Sumo Pontífice probablemente anulará cualquier impresión que haya causado la apelación del arzobispo en el público en general. (Monseñor Cordileone, próximo al tradicionalismo, es arzobispo de San Francisco, diócesis donde vive Pelosi)

Hace menos de un mes, el Papa dijo a los periodistas que «el aborto es un asesinato». Ahora saludó a una de las principales partidarios de la práctica en Estados Unidos. Su reunión con Pelosi fue notablemente más cálida que su reunión de rostro sombrío, algunos meses antes, con el ex presidente Trump. Evidentemente, el Papa Francisco es capaz de transmitir desaprobación, ya sea negándose a reunirse con personas destacadas o enviando un mensaje inconfundible con su lenguaje corporal durante la fotografía obligatoria. No se mostró ningún indicio de tal desaprobación con Pelosi.

Antes de su reunión con el Papa, Pelosi visitó al cardenal Peter Turkson, cuya oficina anunció que estaba feliz de hablar con ella sobre el medio ambiente, la atención médica, la migración y los derechos humanos. Bueno, algunos derechos humanos. El cardenal Turkson preside el nuevo departamento del Vaticano con un nombre desgarbado: el dicasterio para el Desarrollo Humano Integral. Pero aparentemente no encontró tiempo para hablar con la política estadounidense sobre el desarrollo humano que tiene lugar en el útero.

El momento de la visita de Pelosi no fue accidental. Oh, sí, asistía a una reunión de legisladores en Roma. Pero, ¿ha visto algún informe de esa reunión? ¿Alguna foto de portada, del tipo que recopiló en el Vaticano? No; su negocio con la Santa Sede era más importante que la reunión internacional.

En tan solo unas semanas, los obispos de Estados Unidos se reunirán en Baltimore para discutir una declaración sobre la «coherencia eucarística». La pregunta más importante sobre esa declaración es cómo manejará el problema creado por políticos católicos como Pelosi y el presidente Biden, quienes continúan afirmando que su defensa del aborto puede reconciliarse con su profeso catolicismo. La misión de Pelosi en Roma era persuadir a los prelados estadounidenses de que no debían adoptar una posición franca sobre esa cuestión. Y seamos realistas: el Vaticano le dio un enorme impulso a esa misión.

Irónicamente, el día después de saludar a Pelosi, el Papa Francisco abrió un nuevo Sínodo de Obispos, incorporando un proceso que ha anunciado como una “sesión de escucha” mundial sin precedentes, reuniendo sugerencias de partes interesadas de todo el mundo sobre cómo se podría reformar la Iglesia. ¿Por qué, entonces, el Vaticano no está escuchando las súplicas del movimiento provida, las súplicas de honestidad y coherencia?

El Papa Francisco ha pedido una Iglesia «sinodal», caracterizada por un liderazgo descentralizado. ¿Por qué, entonces, es que no respeta los líderes de la jerarquía de América, lo que les hablen a sus propios rebaños en una cuestión moral fundamental? ¿Por qué ha socavado la iniciativa tomada por el propio arzobispo de Pelosi?

Hace tres años, cuando la conferencia de obispos de Estados Unidos había programado una declaración sobre el escándalo de McCarrick, el Vaticano envió una “solicitud” de último momento para archivar la discusión, y los obispos estadounidenses obedecieron. Si las señales enviadas por la visita de Pelosi a Roma son una indicación, el Vaticano ahora espera que los obispos estadounidenses no presionen sobre el tema de la coherencia eucarística. Esperemos y oremos para que, en aras de la “sinodalidad”, los obispos estadounidenses ignoren ese mensaje y tomen una posición audaz: por la verdad y por la vida”. https://www.catholicculture.org/commentary/vatican-smiles-on-pelosi-undercuts-us-bishops/

Amigo Phil: creo que has dado en el blanco y como artillero te felicito. Por mi parte, seguiré rezando para que Dios nos libre del Gran Taimado y de la pérfida vieja, de su mandante Biden y también de Turkson y su masónico dicasterio.