LA COMPAÑERA EMILCE, UNA REVOLUCIONARIA FULL TIME

Esta es no es  la primera vez –ni será la última- que me ocupo de esta activista y operadora política de la Teología de la Liberación, una favorita de Bergoglio que ha sido nombrada Secretaria de la Pontifica Comisión para América Latina.

Como el lector notará, su curriculum da cuenta bastante de todos los antecedentes y funciones de la agitadora Cuda, activa y bien paga militante de las corrientes “liberacionistas”, que sin prisa y sin pausa están socavando a la Iglesia y a la sociedad. He leído uno de sus libros y varios de sus artículos, que, palabras más, palabras menos giran siempre alrededor del mismo tema: hacer del pueblo “pobre y excluído” un sujeto profético de los “nuevos tiempos”  pergeñados por el utopista de Santa Marta

No corresponde hoy citar a Cuda y no faltará tiempo para la tarea. Más bien es preferible referirse a sus moldes ideológicos y a quienes ella tiene por maestros.

Sobre sus esquemas mentales, destaco que una de las fuentes de sus lucubraciones es el manifiesto de la Asociación de Filosofía y Ciencias Sociales, fundada en 1975, a la cual Cuda  pertenece:

La filosofía de la liberación pretende pensar desde la exterioridad del Otro, del que se sitúa más allá del sistema machista imperante, del sistema pedagógicamente dominador, del sistema políticamente opresor. Una filosofía que tome en serio los condicionamientos epistemológicos del pensar mismo, los condicionamientos políticos de un pensar latinoamericano desde la opresión y la dependencia no puede ser sino una filosofía de la liberación

En América Latina, y muy pronto en África y Asia, la única filosofía posible es la que se lanza a la tarea destructiva de la filosofía que los ocultaba como oprimidos y, luego, al trabajo constructivo, desde una praxis de liberación, del esclarecimiento de las categorías reales que permitirán al pueblo de los pobres y marginados acceder a la humanidad de un sistema futuro de mayor justicia internacional, nacional, interpersonal. La filosofía de la liberación sabe que las opciones políticas, pedagógicas, eróticas previas al pensar son determinantes, y por ello les presta atención primera.

La Filosofía de la liberación entre nosotros es la única filosofía latinoamericana posible, que es lo mismo que decir que es la única filosofía posible entre nosotros. El pensar filosófico que no tome debida cuenta crítica de sus condicionamientos y que no se juegue históricamente en el esclarecimiento y la liberación del pueblo latinoamericano es ahora, pero lo será mucho más en el futuro, un pensar decadente, superfluo, ideológico, encubridor, innecesario”. (Texto completo en https://asociacionfilosofialatinoamericana.files.wordpress.com/2018/12/a-manera-de-manifiesto.pdf)

En cuanto a sus venerados “maestros”, el jesuita Juan Carlos Scannone -para Cuda es “Cachito”, muy pegaditos en la foto- y el socialista Ernesto Laclau van dos de sus cogitaciones.

En 2009 “Cachito”, uno de los creadores de la Teología del Pueblo escribió el artículo  La filosofía de la liberación: historia, características, vigencia actual y afirma que “ parece indudable que la “liberación” humana integral –de todo el hombre y de todo hombre y mujer, sobre todo de los pobres, oprimidos y excluidos–se ha convertido hoy en más necesaria y urgente que hace treinta años: la liberación como tema de reflexión, como actitud existencial y política y como práctica histórica,aun teórica, inclusive filosófica https://scielo.conicyt.cl/pdf/tv/v50n1-2/art06.pdf

Aunque se pretende presentar la Teología del Pueblo tiene poco o nada que ver con la Teología de la Liberación es una absoluta y grosera falacia: se trata del mismo  perro con distinto collar, y basta el sentido común para descubrir el engaño, porque la retórica del jesuita no deja muchas dudas sobre los objetivos de  las dos..

Por su parte, Ernesto Laclau, el otro “maestro” de Cuda, fue bastante más explícito que Scannone y en el libro Hegemonía y estrategia socialista Hacia una radicalización de la democracia,  escribió: “Es la expansión y determinación de la lógica social implícita en el concepto de «hegemonía» —en una dirección que va, ciertamente, mucho más allá de Gramsci— la que nos provee de un anclaje a partir del cual las luchas sociales contemporáneas son pensables en su especificidad, a la vez que nos permite bosquejar una nueva política para la izquierda, fundada en el proyecto de una radicalización de la democracia”. ¿Guillotina incluída?

(La coautora del indigerible producto es su mujer Chantal Mouffe).

Y termino con una formidable muestra de la asombrosa ignorancia de Cuda, ¡doctora en Teología Moral por la Universidad Católica Argentina!:

Del aborto es un tema del cual no opino, porque yo soy especialista en moral social y no bioética. La derecha te frena con temas morales. La derecha te lleva al campo de buenos y malos, no de lo que es justo o injusto”. (Ver http://catapulta.com.ar/?p=11366)

¿No le regalaron el titulo?

Notas catapúlticas

“Cuda es Doctora en Teología Moral por la Pontificia Universidad Católica Argentina. Profesora investigadora de la Facultad de Teología de esa universidad, especializada en el diálogo entre teología y política. Profesora investigadora de la Universidad Nacional Arturo Jauretche de Argentina y directora del Programa de Estudios para la Cultura de esa universidad. Profesora investigadora de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Profesora invitada en Boston College University, Northwestern University y De Paul University, de Estados Unidos. Miembro del Equipo Asesor del CELAM. Secretaria Académica de la Maestría Internacional en Estudios del Trabajo de FLACSO. Miembro del equipo internacional CERAS de París para el Programa OIT-Vaticano El Futuro del Trabajo, El Trabajo después de Laudato Si. Coordinadora del Grupo de Trabajo internacional de CLACSO (Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales) sobre Teología, Ética y Política. Coordinadora internacional de UITEC (Unión de Trabajadores de Edificios de Iberoamérica). Presidenta para América Latina de la CTEWC (Red Mundial De Teólogos Eticistas) 2016-2018. Presidenta Internacional del RC43 sobre Religión y Política de IPSA (International Political Science Association). Discípula de los filósofos argentinos Ernesto Laclau y Juan Carlos Scannone”. http://catapulta.com.ar/?p=11366

2) En el homenaje a Laclau no faltó Cuda, por cierto, junto con el “Establishment” del marxi-ladri-progresismo.