UNA RECUA PATROCINADA POR BERGOGLIO (zurdos, utopistas, abortistas y sodomitas)

El papa Francisco dijo que estamos frente al «drama de la injusticia estructural» y aseguró que «un 50 por ciento de pobres es con toda certeza un 50 por ciento de derechos humanos incumplidos«, al abrir con un videomensaje una cumbre de magistrados que se realiza en la provincia de Misiones.

El Papa Francisco participó e inauguró la Primera Cumbre de Magistradas y Magistrados sobre Derechos Sociales y Teoría Franciscana que se desarrolla entre ayer y hoy en la provincia norteña.

El Copajuar, establecido por impulso del juez Andrés Gallardo en 2019 como capítulo argentino del comité panamericano bendecido por el Papa en el Vaticano ese mismo año, realiza hoy y mañana el encuentro de jueces y juezas de todo el país, con la presencia de magistrados como Carlos Balbín, Eugenio Zaffaroni y el presidente del Consejo de la Magistratura, Alberto Lugones.

Además de los magistrados, intervinieron en el evento el canciller de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales del Vaticano, Marcelo Sánchez Sorondo, el dirigente social Juan Grabois y el obispo de Iguazú, Nicolás Baisi. la Defensora de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Nación, Marisa Graham; el abogado y miembro de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), Juan Grabois; el sacerdote titular de la Pastoral Social porteña, Carlos Accaputo; el exprocurador del Tesoro de la Nación, Carlos Balbín; y el secretario de relaciones Internacionales y DD.HH del gremio de judiciales argentino, Ariel Pringles. 

https://www.aimdigital.com.ar/politica/el-papa-ante-jueces-argentinos-hay-que-reemplazar-los-discursos-por-las-prcticasrdquo.htm

(De izquierda a derecha: Gustavo Moreno, Juan Grabois, Andrés Gallardo y Eugenio Zaffaroni)

Grabois  dijo que la “no resolución de los problemas sociales deviene en injusticia naturalizada que termina en una degradación paulatina. Para revertir esa situación de incumplimiento de las leyes interpela al Poder Judicial a actuar de oficio, a involucrarse activamente para que esos derechos plasmados en las leyes sociales se cumplan.

Ante estas situaciones de injusticias o incumplimientos del Estado se necesitan alternativas humanas. El sujeto es el portador de la transición democrática y son los excluidos los sujetos protagonistas del cambio. Fiel a su estilo crítico explicó que el rol del militante social es justamente reclamar eso que no se cumple. https://economis.com.ar/cumbre-de-jueces-en-iguazu-construir-respuestas-justas-ese-el-compromiso-que-deja-el-evento/

(Comentario del Artillero: como siempre el marxista Grabois apunta a reconocer que “cuando existe una necesidad surge un derecho que debe exigirse”cueste lo que cueste y pague quien lo pague”, un despropósito utopista que sirve exclusivamente  para la agitación social).

Por su parte, el Padre Accaputo, uno de los principales operadores políticos de Bergoglio, no estuvo lejos de las pretensiones de Grabois:

“Poder pensar la realidad por fuera del pensamiento único, la democracia debe responder a las necesidades de los pueblos en el marco de la distribución universal de los bienes. Este concepto parte del principio de que la tierra fue otorgada a la humanidad, y el hombre en su uso para desarrollarse la degrado, mal usó eso que es de todos en desmedros de los otros dueños de la casa común y ahí los derechos sociales y ambientales deben revertir esa asimetría.

El sistema necesita consumidores, no trabajadores, entonces se produce una economía de descarte. Para lo cual toma el concepto del Papa Francisco de la fraternidad, como un concepto de la doctrina que marca el camino para el cambio. https://economis.com.ar/cumbre-de-jueces-en-iguazu-construir-respuestas-justas-ese-el-compromiso-que-deja-el-evento/

(Comentario del Artillero: Accaputo contrapone  dialécticamente “necesidades de los pueblos-distribución universal de los bienes omitiendo maliciosamente el significado de la propiedad privada,  que precisamente ayuda a la mejor distribución universal de los bienes. Nada que ver, pues, con la masónica “fraternidad” preconizada por Bergoglio.)

Le hubiese convenido al padre Accaputo recordar el mensaje de Pío XII a los obreros españoles y sus imprescindibles apreciaciones:

“Las legislaciones sociales de los diversos países no son más que aplicaciones, en gran parte, de los principios establecidos por la Iglesia. No olvidéis tampoco que todo lo bueno y justo que halláis en los demás sistemas, se encuentra ya en la doctrina social católica. Y cuando ellos asignan metas al movimiento obrero, que la Iglesia rechaza, se trata siempre de bienes ilusorios que sacrifican la verdad, la dignidad humana, la justicia social o el verdadero bienestar de todos los ciudadanos.

La Iglesia nunca ha predicado la revolución social; pero siempre y en todas partes, desde la Epístola de S. Pablo a Filemón hasta las enseñanzas sociales de los Papas en los siglos diez y nueve y veinte, se ha esforzado tenazmente por conseguir que se tenga más cuenta del hombre que de las ventajas económicas y técnicas, y para que cuantos hacen de su parte lo que pueden, vivan una vida cristiana y digna de un ser humano.

Por eso la Iglesia defiende el derecho a la propiedad privada, derecho que ella considera fundamentalmente intangible. Pero también insiste en la necesidad de una distribución más justa de la propiedad y denuncia lo que hay de contrario a la naturaleza en una situación social donde, frente a un pequeño grupo de privilegiados y riquísimos, hay una enorme masa popular empobrecida. Siempre habrá desigualdades económicas. Pero, todos los que de algún modo pueden influir en la marcha de la sociedad deben tender siempre a conseguir una situación tal, que permita a cuantos hacen lo que está en su mano, no sólo el vivir, sino aun el ahorrar.

Son muchos los factores que deben contribuir a una mayor difusión de la propiedad. Pero el principal será siempre el justo salario. Vosotros sabéis muy bien, queridos hijos, que el justo salario y una mejor distribución de los bienes naturales constituyen dos de las exigencias más apremiantes en el programa social de la Iglesia. https://www.vatican.va/content/pius-xii/es/speeches/1951/documents/hf_p-xii_spe_19510311_lavoro-spagna.html

No he podido obtener el texto de las demás ponencias, si bien  presumo que se enmarcarán en “el drama de la injusticia estructural” de Bergoglio,que sirve tanto para un barrido o un fregado.

¿Que habrán dicho la abortista Graham y el sodomita propietario de prostíbulos Zaffaroni, otro de los visitantes de Santa Marta? ¿Y el lamentable correveidile Sánchez Sorondo, admirador de la China comunista?

Nota catapúltica

1)“Jueces por los derechos de los pobres no es común. Pero existen y los inspira el primer Papa latinoamericano de la historia y están organizados por dos viejos amigos porteños de él. Los paladines de la justicia por los pobres son el juez Andrés Gallardo, y el asesor Tutelar Gustavo Moreno, quienes articularon a una veintena de magistrados de toda América para crear el “Comité de Juezas y Jueces en Defensa de los Derechos Sociales” que nació formalmente en junio de 2019, en el Vaticano.

2)Sobre  la estrecha relación entre Bergoglio y Gallardo, admirador del Che Guevara, ver Posts del 18 de noviembre de 2018 “BERGOGLIO Y SU QUERIDO HERMANO (ENTRE ZURDOS SE ENTIENDEN http://catapulta.com.ar/?p=6765  y del 6 de febrero de 2020 “BERGOGLIO: LA“NUEVA JUSTICIA SOCIAL” Y REVOLUCIONARIA http://catapulta.com.ar/?p=10286