BERGOGLIO ES EL AUTOR DEL CAOS

El 31 de marzo de 2019escribí el Post “EL BERGOGLIATO ES UN CAOS” (http://catapulta.com.ar/?p=7299) atribuyendo el estado de la Iglesia a un fenómeno más espontáneo que  deliberado. Pero la lectura de la nota del Profesor Roberto De Mattei a “CON EL PODER DEL PAPA FRANCICSO CRECE EL CAOS ENLA IGLESIA” me convenció de que había pecado de optimismo.(https://www.corrispondenzaromana.it/con-il-potere-di-papa-francesco-cresce-il-caos-nella-chiesa/).

Y que cuando Bergoglio  fue interrogado sobre  si existía de un lobby gay en la Iglesia respondió: ¿Quién soy yo para juzgar? no era un imprudente desliz verbal de alguien mareado por el poder, sino una suerte de  anuncio  de un plan preconcebido para legitimar la homosexualidad, seguramente con el apoyo de los obispos alemanes y de buena parte de los jesuitas.

Transcribo entonces la información de Avvenire, el periódico de la Conferencia Episcopal Italiana:

“Cuando los funcionarios del Vaticano al final de la audiencia vieron frente a ese pelotón sonriente de 110 hombres y mujeres, camisetas con un corazón de arcoíris y las palabras «En el amor no hay miedo» (1 Jn 4,18), allí Fue un momento de desconcierto. Luego, tras comprobar que el grupo de cristianos LGBT pertenecientes a la asociación “La Carpa de Jonatán” se encontraba entre los admitidos a los saludos, todo se resolvió.

Al final subió el padre Gianluca Carrega, profesor de teología bíblica y responsable de la pastoral de las personas LGBT en la archidiócesis de Turín. Y Francesca, una joven lesbiana de Módena, ayer en Roma con su pareja Carola, que vive en Mantua.

A pocas horas del encuentro con el Papa, la emoción de las dos chicas sigue por las nubes. Francesca le dio a Francesco una carpeta con muchas cartas de padres con hijos LGBT, madres y padres creyentes que se encontraron frente a situaciones para las que no estaban preparados a nivel personal y familiar, además de tener que soportar el aislamiento y la sospecha dentro de la comunidad cristiana. .

Afortunadamente hoy, gracias al Papa Francisco, a sus reflexiones sobre el tema y, sobre todo, a Amoris laetitia , la situación está cambiando en casi todas partes. Así lo atestiguan Francesca y Carola, cristianas que trabajan en una parroquia de la archidiócesis de Módena-Nonantola, donde “nos presentamos como pareja, sin presumir nada pero también sin escondernos. Nuestro grupo se llama «Ven y verás» y está dirigido por dos sacerdotes extraordinarios que cuentan con el apoyo total de nuestro Arzobispo Erio Castellucci. Estamos haciendo un viaje importante. Quería explicárselo al Papa, pero no había tiempo. Solo le dije cuánto lo amamos».

Unos minutos más se concedieron a Don Carrega, quien pidió al Papa continuar con su labor encaminada a construir una Iglesia hospitalaria que no excluya a nadie. ¿Y su respuesta? «Él me sonrió y asintió». ¿Se entregaron también al Papa dos libros de testimonios, Parents fortunat i (editado por la Tenda di Gionata, Effatà Editrice) e Children of a lesser God? (por Luciano Moia, Ediciones San Paolo)”. https://www.avvenire.it/chiesa/pagine/lgbt-dal-papa

Bergoglio y nadie más que Bergoglio es el autor del desastre total. ¿Le quedará un resto de conciencia  de lo que hace? Me temo que no.Su narcisismo lo ha perdido.