UNA PROPUESTA ECO-SOCIALISTA CONTRA LA DOCTRINA TRADICIONAL (II)

Se han seleccionado algunos puntos de los cinco ejes del documento elaborado por la Pontificia Comisión para América Latina. Aunque no se conocen los nombres de los autores, no es aventurado que en la redacción haya intervenido el Establishment del bergoglismo(entre otros, Emilce Cuda, Joseph Stiglitz, Jeffrey Sachs, Juan Grabois, Joao  Stedile y Mariana Mazzucato, cuyas tesis han deslumbrado a Bergoglio.(Es consejera de Boric, Petro y del gobierno argentino)

Para una mejor y cabal comprensión de las utópicas propuestas-producto ideológico integral, con medias verdades instrumentadas-es preciso  recodar que Bergoglio últimamente ha insistido en que “la propiedad es un derecho secundario” malversando así la enseñanza de la Iglesia,(p.ej la Encíclica  Quadragesimo Anno de Pío XI.(Ver nota catapúltica)

1.- Ecología integral y bienes comunes

  • Implementar una Reforma Agraria Popular, con el objetivo de garantizar la distribución de tierras a todas las personas que las quieran trabajar, imponiendo un tamaño máximo de propiedad agrícola, priorizando la producción de alimentos saludables, y adoptando la agroecología como método principal de producción que sustituya el patrón del agro negocio de base transgénica.
  • Respetar las formas de organización social y de producción, los derechos sobre sus territorios y los derechos a su cultura y creencias de los pueblos nativos,

2.- Democracia económica

  • Implementar una renta mínima internacional, que garantice la alimentación y el bienestar de todos seres humanos.
  • Establecer una nueva moneda internacional emitida por las Naciones Unidas que no esté bajo el control de ningún Estado, sino de todos los países.
  • La tributación deberá ser una política de corrección de las desigualdades creadas en la esfera del mercado. De esa manera, los Estados deben construir modelos tributarios en los cuales quien tiene más pague más para garantizar que quien tiene menos pague menos.

3.- Tierra, techo y trabajo

  • Impulsar formas alternativas a la propiedad privada como la propiedad estatal, la propiedad cooperativa o la propiedad comunitaria.

4.- Educación, salud, comunicación y tecnología

  • Desarrollar programas de educación que obedezcan a los valores e idiosincrasias de cada pueblo, sin perjuicio de los valores universales humanistas como la solidaridad y la justicia social.
  • Adoptar un proceso educativo desde la infancia hasta el posgrado,con la perspectiva  de desarrollo                de otra  dinámica económica, volcada a apoyar y desarrollar un patrón tecnológico de integración del ser humano con la naturaleza
  • Promover un amplio debate sobre los principios de una matriz tecnológica al servicio de la vida humana y de la preservación del planeta. Con base en ese proceso, desarrollar una Nueva Revolución                Industrial que permita una amplia participación en la producción y la gestión de las y  los trabajadores

5.- Soberanía, movilidad humana y paz•

  • Respetar la soberanía y autodeterminación de todos los pueblos del mundo, eliminando todas las formas de injerencias imperialistas y neocoloniales
  • Mantener bajo el control de los Etados nacionales todos los servicios y bienes que sean considerados esenciales

Chromeextension://efaidnbmnnnibpcajpcglclefindmkaj/https://movpop.org/wpcontent/uploads/2020/10/ESP_Documento_MovimientosPopulares_EconomiaFrancisco.pdf

Nota catapúlticas

1) Doctrina de la Quadragesimo Anno

45.Debe tenerse por cierto y probado que ni León XIII ni los teólogos que han enseñado bajo la dirección y magisterio de la Iglesia han negado jamás ni puesto en duda ese doble carácter del derecho de propiedad llamado social e individual, según se refiera a los individuos o mire al bien común, sino que siempre han afirmado unánimemente que por la naturaleza o por el Creador mismo se ha conferido al hombre el derecho de dominio privado, tanto para que los individuos puedan atender a sus necesidades propias y a las de su familia, cuanto para que, por medio de esta institución, los medios que el Creador destinó a toda la familia humana sirvan efectivamente para tal fin, todo lo cual no puede obtenerse, en modo alguno, a no ser observando un orden firme y determinado.

Hay, por consiguiente, que evitar con todo cuidado dos escollos contra los cuales se puede chocar. Pues, igual que negando o suprimiendo el carácter social y publico del derecho de propiedad se cae o se incurre en peligro de caer en el «individualismo», rechazando o disminuyendo el carácter privado e individual de tal derecho, se va necesariamente a dar en el «colectivismo» o, por lo menos, a rozar con sus errores.

Si no se tiene en cuanta esto, se irá lógicamente a naufragar en los escollos del modernismo moral, jurídico y social, denunciado por Nos en la encíclica dada a comienzos de nuestro pontificado (Ubi arcano, 23 de diciembre de 1992); y de esto han debido darse perfectísima cuenta quienes, deseosos de novedades, no temen acusar a la Iglesia con criminales calumnias, cual si hubiera consentido que en la doctrina de los teólogos se infiltrara un concepto pagano del dominio, que sería preciso sustituir por otro, que ellos, con asombrosa ignorancia, llaman «cristiano«.  

2) La mimada de Bergoglio y Doctora en Teología Moral (¡¡)Emilce
Cuda afirma paladinamente:
“Para que todos tengan su propiedad hay que poner en cuestión el
carácter absoluto de la propiedad privada.”

https://radio.unaj.edu.ar/emilce-cuda-el-papa-francisco-dice-hay-que-
darles-el-poder-de-decision-politica-a-los-movimientos-sociales/.

Para desasnarla copio algunos párrafos del Mensaje Oggi de Pío XII (Navidad de 1944):

“Ya nuestro inmortal predecesor León XIII, en su célebre encíclica Rerum
novarum, enunció el principio de que, para todo recto orden económico y
social, «debe ponerse como fundamento inconcuso el derecho de la
propiedad privada».
La conciencia cristiana no puede admitir como justo un ordenamiento
social que o niega en absoluto o hace prácticamente imposible o vano el
derecho natural de propiedad, tanto sobre los bienes de consumo corno
sobre los medios de producción.
Ni puede aceptar tampoco esos sistemas que reconocen el derecho de
propiedad privada conforme a un concepto totalmente falso, y se hallan,
por consiguiente, en pugna con el verdadero y sano orden social.
Por ello, allí donde, por ejemplo, el «capitalismo» se basa sobre tales
erróneas concepciones y se arroga sobre la propiedad un derecho
ilimitado, sin subordinación alguna al bien común, la Iglesia lo ha
reprobado como contrario al derecho natural.
Vemos la pequeña y mediana propiedad palidecer y desvigorizarse en
la vida social, corta y estrecha cromo es, en una lucha defensiva cada
vez más dura y sin esperanza de éxito
Defendiendo, por consiguiente el principio de la propiedad privada, la
Iglesia persigue un alto fin ético-social. No pretende ya sostener pura y
simplemente el actual estado de cosas como si en ello viera la expresión
de la voluntad divina, ni proteger por principio al rico y al plutócrata
contra el deber y el no-habiente. ¡Todo lo contrario! Desde los orígenes,
ella ha sido la defensora del débil oprimido contra la tiranía del poderoso y
ha patrocinado siempre las justas reivindicaciones de todos los grupos de
los trabajadores contra toda iniquidad. Ahora que la Iglesia mira sobre todo
a lograr que la institución de la propiedad privada sea efectivamente tal
cual debe ser conforme a los designios de la sabiduría divina y a las
disposiciones de la naturaleza: un elemento del orden social, un supuesto
necesario de las iniciativas humanas.”

https://www.vatican.va/content/pius-
xii/es/speeches/1944/documents/hf_p-xii_spe_19440901_al-
compiersi.html

(Sobre el Mensaje ver también Post del 6 de diciembre de 2020 “LA
NUEVA JUSTICIA SOCIAL”Y REVOLUCIONARIA
http://catapulta.com.ar/?p=10286