LA CONTRA IGLESIA VA POR TODO

Lenin, que algo de revoluciones sabía,  no dudó en utilizar  el aparato intelectual de la odiada burguesía , para que  el comunismo tomase el poder.

Sin esa labor de zapa del liberalismo, muy probablemente el triunfo hubiese eventualmente costado unos cuantos  años más.

No es aventurado comparar, entonces, con lo que ha sucedido en la Iglesia a partir del Concilio Vaticano II: fueron los modernistas “burgueses” quienes lo programaron, porque después de la Pascendi, se agazaparon conservando sus puestos en la estructura de la Iglesia, hasta que la ocasión fuese propicia. Y esto ocurrió con la llegada del “burgués” Juan XXIII-ladino de profesión- que bajo su caparazón ortodoxa irresponsablemente “abrió la Iglesia al mundo”, con la convocatoria al Concilio. Y ni qué decir tiene lo que fue su sucesor, el tortuoso Montini, de infeliz memoria,con la reforma protestante de la Misa de siempre,

(Para saber lo que realmente fue el Vaticano II, es de indispensable lectura la gran obra del Profesor Roberto de Mattei y los textos  del ilustre teólogo Monseñor Brunero  Gherardini)

No obstante, los Papas que les siguieron, a pesar de su mala filosofía  personalista, origen de su teología antropocentrista rahneriana, salvaron parte de la buena doctrina, hoy mismo cuestionada.(caso de la Humana vitae)

Pero con el tiranuelo Bergoglio en el poder, todo  este entramado “burgués” se  extingue paulatinamente, porque la Contra Iglesia ya va por todo, y su maniobra revela que el mismoVaticano II está muy malherido, habiéndose implantado de hecho un Vaticano III, con documentos que casi no tienen referencia al Magisterio anterior, a los que pueden sumarse los desvaríos de la Sinodalidad.

Sirvan estas noticias para ilustrar mejor la actual situación.

1)En la cuarta asamblea plenaria del Camino Sinodal, celebrada desde el jueves en Frankfurt, ha quedado aprobada la creación de un nuevo órgano de gobierno de la Iglesia Católica alemana, que estará formado por obispos y laicos. Con el 92,39% de los votos de los 200 delegados, ha sido votado también el texto de acción «Reevaluación Magistral de la Homosexualidad», que recomienda al Papa Francisco una revisión del Catecismo respecto a la homosexualidad y los actos homosexuales. A favor de este texto votaron 40 de los obispos alemanes, mientras que 8 votaron en contra y otros 8 se abstuvieron. El apoyo fue masivo a la petición de un mayor papel de la mujer en la Iglesia, pero la solicitud del sacerdocio femenino fue finalmente reducida a una petición al Vaticano de una «investigación» sobre esta posibilidad

https://www.abc.es/sociedad/iglesia-alemana-pide-papa-revise-homosexualidad-catecismo-20220910195900-nt.html

2) En una contribución para un blog «católico» LGBT estadounidense, llamado «Outreach», y gestionado por la revista America Magazine de los jesuitas estadounidenses, el secretario general del Comité Central de Católicos Alemanes (ZdK), Marc Frings, expresó sus esperanzas de éxito para el Camino Sinodal, especialmente en relación con un cambio en la perspectiva de la Iglesia sobre la homosexualidad.

En esta contribución, Marc Frings expresó su deseo de que el diálogo sobre la reforma de la Iglesia católica en Alemania proporcione impulsos importantes para un «reajuste claro» de la enseñanza de la Iglesia sobre la homosexualidad.

El Camino Sinodal, prosigue, es «una declaración consciente contra el catecismo católico que, desde mediados de la década de 1970, ha abordado la homosexualidad vivida de forma crítica, denigrante y acusándola de pecado».

https://fsspx.news/es/news-events/news/el-camino-sinodal-admite-querer-cambiar-la-doctrina-sobre-la-homosexualidad-75135

3) El obispo de Amberes Johan Bonny hizo una declaración notable sobre el celibato. Hoy, explica más al respecto. «Hace dos semanas pasamos dos horas con el Papa con los obispos belgas, hablando entre otras cosas sobre la abolición de la obligación del celibato. Francisco está abierto a la idea».

«Los hombres casados ​​pronto serán ordenados sacerdotes. Si Roma no lo permite, sucederá espontáneamente». Fue una declaración notable del obispo Johan Bonny durante una visita a un hogar de ancianos en Gravenwezel la semana pasada. http://www.belgicatho.be/archive/2022/12/13/l-eveque-d-anvers-fait-une-declaration-remarquee-sur-la-perspective-de-l-ab.html

4)Serena Noceti, vicepresidenta de la Asociación Teológica Italiana:

La antropología teológica parece inmadura e incompleta: piensa en el ser humano (anthropos) como un «macho» (aner) universalizado y declarado neutro; luego, en un segundo acto respecto a esta idea de lo «humano», intenta definir la «especificidad de lo femenino».

Es hora de pensar en nosotros mismos como «hermanos y hermanas», «hombres y mujeres creyentes», superando las imágenes de proyección «maternal» y «esponsal» por las que los hombres se encomiendan a las mujeres y a su amor. Esta visión, basada en la referencia al arquetipo mariano, incluida la Mulieris Dignitatem (1988) de Juan Pablo II, o basada en la comparación entre un principio petrino y un principio mariano de origen balthasariano, pero sin base bíblica, parece estar hoy desfasada.

La Iglesia es una institución estructurada en perspectiva gender –prácticas, lenguajes, etcétera–, pero no se reconoce conscientemente como tal: las liturgias y los lenguajes de la celebración de la fe siguen siendo aparentemente neutros; la teología no se replantea desde una perspectiva de género; la catequesis y la enseñanza de la religión católica se llevan a cabo sin prestar atención a las cuestiones de la diferencia sexual.

Las mujeres denuncian la brecha de género (gender gap) que hiere a la Iglesia en profundidad y piden que se reconozca oficialmente lo que ya existe, es decir, el liderazgo de las mujeres en los contextos básicos de la iglesia, por ejemplo, creando en América Latina el ministerio establecido de «líder o coordinadora comunitaria de base», así como también que se debata sobre la predicación homilética de las mujeres, el ejercicio de la autoridad pastoral, la cuestión del ministerio.

Promover la sinodalidad como modus vivendi et operandi ecclesiae implica repensar los procesos deliberativos y las dinámicas de comunicación: toca la cuestión del poder y de los poderes, así como las relaciones entre el uno (siempre masculino), los algunos (agentes de pastoral, teólogos) y todos. Por tanto, requiere una reflexión global sobre los temas eclesiales, sobre la ministerialidad y sobre el ministerio ordenado, entre otros

https://revistasic.org/una-palabra-inaudita-las-mujeres-y-la-sinodalidad-en-la-iglesia/

En síntesis, “el humo de Satanás ha entrado en la Iglesia”, como decía el mismo Pablo VI, pero nada hizo para repelerlo, y los demás Papas tampoco se empeñaron a fondo, para no hablar de Bergoglio, que  pese a hablar del diablo , no estoy muy seguro de que crea en su terrible poder. ¿Preferirá un diálogo?