“PAPA ROJO” EN VEZ DE “PAPA NEGRO”

maxresdefault-35“El ‘papa negro’ tiene un pasado rojo. Además de ser un hombre de fe, el venezolano Arturo Marcelino Sosa Abascal, nuevo Superior General de la Compañía de Jesús, es un brillante politólogo que llegó a ser investigado por su supuesto apoyo a los golpes de Estado encabezados por el difunto Hugo Chávez en 1992.

El líder de los jesuitas exhibe una trayectoria académica intachable. Titulado en Filosofía en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y con un doctorado en Ciencias Políticas obtenido en la Universidad Central de Venezuela (UCV), Sosa ejerció como profesor invitado en el Centro para Estudios de América Latina de la Universidad de Georgetown en Washington, y producto de sus investigaciones ha publicado una veintena de obras, todas relacionadas con el debate de las ideas en Venezuela.

El coordinador del Apostolado Social de la Compañía de Jesús en Venezuela examinó a fondo las raíces de la democracia venezolana, en particular la figura del exmandatario Rómulo Betancourt y los orígenes marxistas y revolucionarios de su partido Acción Democrática (AD), cuyo «giro hacia la derecha» lamentaba.

Pero no se limitó a la teoría. El exdirector del Centro de Investigación y Acción Social de los Jesuitas en Venezuela (Centro Gumilla) también pasó a la acción. «Fue promotor activo y defensor de los golpes de Estado de 1992. Sin perder su independencia, estuvo vinculado con diversos grupos de la ultraizquierda. Hacía trabajo de base en los barrios, escribía panfletos y se opuso intensamente a la reforma económica que impulsó el presidente socialdemócrata Carlos Andrés Pérez», afirma un antiguo senador de AD que prefiere resguardar su identidad.

pape-noir1_650El historiador y politólogo Guillermo Aveledo Coll señala que Sosa, a quien distingue como «uno de los más importantes académicos en la historia intelectual de Venezuela», formó parte de una corriente de izquierda de la UCV muy crítica de la democracia representativa que encarnaron AD y Copei desde 1958 hasta la llegada al poder de Chávez en 1999.

«Tanto Sosa como José Virtuoso –actual rector de la UCAB- son politólogos y estaban cercanos en los postgrados de la UCV y la Universidad Simón Bolívar (USB) a círculos afectos a los movimientos insurreccionales, no sé con qué nivel de compromiso, pero entiendo que fueron interrogados y retenidos en 1989 y 1992 por la Disip (antigua policía política) y la DIM (Dirección de Inteligencia Militar)», recuerda Aveledo Coll.

Atendiendo una solicitud de los militares golpistas, Sosa y otros representantes de la Iglesia católica venezolana se encargaron de velar por el respeto a sus Derechos Humanos.

En un artículo publicado en la revista SIC del Centro Gumilla en septiembre de 1999, el para entonces superior de la Compañía de Jesús en Venezuela manifestó su apoyo a la Asamblea Nacional Constituyente, iniciativa aupada por Chávez. En ese texto plasmó que «el liderazgo personal que ha ejercido Hugo Chávez Frías en los últimos meses, por ausencia de liderazgos ciudadanos maduros, ha servido de muro de contención a las fuertes y crecientes corrientes impulsoras de la anomia y la anarquía en la sociedad venezolana».

Una voz crítica

El 11 de abril de 2002, mientras estaba en marcha un golpe de Estado que lo desalojó del palacio de Miraflores por menos de 72 horas, Chávez reveló que había llamado a Sosa, quien entre 1985 y 1994 se desempeñó como docente en la cátedra de Análisis Socio-Político de Venezuela en el curso de Comando y Estado Mayor en la Escuela Superior de la Fuerza Aérea. «Primero invoco a Dios, le decía por teléfono ahora al padre Arturo Sosa, a Dios y a todos los santos, padre, mandemos la bendición y a todos los santos, para que aquí no vaya a pasar nada grave», indicó en cadena de televisión.

Aveledo Coll subraya que el ‘papa negro’ se fue distanciando del proyecto chavista, hasta asumir una posición «crecientemente crítica» que ha expresado desde el Centro Gumilla y la rectoría de la Universidad Católica del estado Táchira (UCAT, andes venezolanos). «Quince años de gobierno chavista no han logrado establecer las bases de una nueva legitimidad política, ni la del chavismo ni otra. Entonces, me refiero a este régimen como un sistema de dominación, no como un sistema legítimo«, declaró Sosa en el marco de un conversatorio que se realizó en Medellín, Colombia, en agosto de 2014”.

http://www.univision.com/noticias/religion/el-pasado-izquierdista-y-rebelde-del-venezolano-arturo-sosa-el-papa-negro-de-los-jesuitas

Notas catapúlticas

1)Me parece que el rojillo Sosa Abascal tiene poco de cura y mucho de activista social y terminará de convertir a los jesuitas en la vanguardia ilustrada de la revolución social de tinte “pobrista”, tal como la quiere el cofrade argentino de Santa Marta.

2)Ahora parece que es crítico del chavismo, pero solamente porque “los quince años de gobierno chavista no han logrado establecer las bases de una nueva legitimidad política”. Agrego yo que esa legitimidad hubiera sido socialista, como paladinamente lo requería el fallecido demagogo,lo que hubiera dejado contento al activista Sosa.

3)Sobre la inclinación marxista de Sosa ver

http://infovaticana.com/2016/10/17/nuevo-papa-negro-consideraba-legitima-la-ideologizacion-marxista-la-fe/

http://rorate-caeli.blogspot.com/2016/10/exclusive-marxist-revolutionary-new.html