PEQUEÑO APUNTE DEL DÍA

OTRA BERGOGLIADA SINCRETISTA (con toque ecológico y tufo masónico)

Casi cotidianamente, Jorge Mario Bergoglio, con su “magisterio”, infiere nuevos daños a la Iglesia, en pos de sus enfermizos afanes de liderazgo mundial. Esta es una de sus últimas “enseñanzas”:

Creyentes de todas las religiones están llamados a invocar la paz, mientras que “aquellos que cometen violencia o la justifican en nombre de la religión ofenden gravemente a Dios”, expresó, esta mañana, el papa Francisco en el discurso que les dirigió a los delegados de la “World Conference of Religions for Peace”, a los que recibió en audiencia en la sala adyacente al Aula Pablo VI.

En la construcción de la paz, las religiones, con sus recursos espirituales y morales, tienen un papel especial e irreemplazable. No pueden tener una actitud neutral, y, todavía menos, ambiguo, con respecto a la paz. El que comete violencia o la justifica en nombre de la religión, ofende gravemente a Dios, que es paz y fuente de la paz, y ha dejado en el ser humano un reflejo de su sabiduría, su potencia y su belleza”.

“Expreso mi aprecio y gratitud por la obra de Religions for peace ; brindan un servicio precioso tanto a la religión como a la paz, porque las religiones están destinadas por su naturaleza a promover la paz a través de la justicia, la fraternidad, el desarme y el cuidado de la creación”.

Entre las religiones hace falta también un esfuerzo común de colaboración para promover la ecología integral. La Biblia nos ayuda en esto, remitiéndonos a los ojos del Creador, que “vio todo lo que había hecho, y he aquí que era muy bueno”.

Las religiones –explicó Francisco- cuentan con recursos para favorecer juntas el progreso de una alianza moral que promueva el respeto de la dignidad de la persona humana y el cuidado de la creación. Gracias a Dios, tenemos muchos buenos ejemplos en diversas partes del mundo sobre la fuerza de la cooperación interreligiosa para oponerse a los conflictos violentos, para promover el desarrollo sostenible, para proteger la tierra”.

“¡Continuemos por este camino!, concluyó el papa Francisco, confiemos en la ayuda del Todopoderoso y en la buena voluntad de los creyentes y de muchas otras personas”.

http://www.aica.org/30740-todas-las-religiones-estan-llamadas-invocar-la-paz-dijo-francisco.html

Pidamos y confiemos nosotros también “en la ayuda del Todopoderoso”-el de los católicos no es el de Bergoglio- para que ponga pronto término a estas insoportables barrabasadas, cuyo tufo masónico ya decididamente apesta.