EFECTOS DE “NOSTRA AETATE”

Con profunda tristeza publico estas declaraciones aparecidas en las páginas de las respectivas Conferencias Episcopales, evocando los tiempos-muy gloriosos, por cierto- en que España y Brasil eran naciones católicas.

“1)La Federación de Comunidades Judías de España, la Conferencia Episcopal Española, la Comisión Islámica de España y la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España hacen público un comunicado conjunto ante las ofensas a los sentimientos religiosos. En el texto, muestran su preocupación y tristeza por las constantes y reiteradas ofensas a los sentimientos religiosos de los fieles de distintas confesiones. Ante esta situación, piden respeto mutuo para creyentes y no creyentes

  1. Los abajo firmantes, representantes de confesiones religiosas con notorio arraigo en España, expresamos nuestra preocupación y tristeza por las constantes y reiteradas ofensas a los sentimientos religiosos de los fieles de distintas confesiones.
  2. Los ciudadanos de este país, creyentes y no creyentes, hemos emprendido juntos, desde hace mucho tiempo, el camino sin retorno hacia la convivencia en libertad y en paz dentro del marco de las leyes, el reconocimiento mutuo y el respeto a los derechos humanos.
  3. Hemos avanzado mucho, por ejemplo, en nuestra comprensión de la naturaleza perversa de sentimientos, discursos y actos discriminatorios y de odio por razones de raza, país de origen, sexo, ideología política, orientación sexual o religión. Nos hemos dotado de leyes para disuadir, perseguir y castigar las manifestaciones más graves y extremas de estos comportamientos.

Y, lo más importante, y aunque aún quede mucho por hacer, hemos conseguido desarrollar una sensibilidad social compartida que señala, excluye y ya no tolera, tales comportamientos.

  1. No sucede lo mismo, lamentablemente, con la discriminación o delitos de odio por motivos religiosos. Las ofensas contra los sentimientos religiosos aún gozan en nuestro país de una tolerancia social incomprensible. En España se profanan templos y símbolos; se hace burla y escarnio público de los referentes más sagrados de la fe religiosa de millones de personas, con total impunidad y tolerancia.
  2. Lo hemos vuelto a ver en estos carnavales, donde cristianos, judíos y musulmanes, que con distintas sensibilidades compartimos el respeto o devoción por las personas de Jesús, María y los santos de los textos bíblicos, observamos con dolor un espectáculo bochornoso con provocaciones que ninguno admitiríamos si la ofensa fuera dirigida contra los sentimientos o valores compartidos de otros colectivos.
  3. No entendemos, por lo tanto, esa tolerancia y complicidad para con las ofensas religiosas y nos resulta inaceptable que las mismas pretendan ampararse en la libertad de expresión.

Solo pedimos respeto mutuo, para creyentes y no creyentes”. http://www.conferenciaepiscopal.es/comunicado-conjunto-las-confesiones-religiosas-espana-ante-las-ofensas-los-sentimientos-religiosos/

2)“El día 21 de enero celebramos el día Mundial de la Religión, momento oportuno para edificar y reconstruir el aprecio, estima y diálogo amoroso y respetuoso entre las diversas tradiciones religiosas. Cuando hostilizamos y discriminamos a alguien, en razón de su culto y creencia, toda la humanidad es alcanzada y queda insegura y temerosa, pues la libertad religiosa está intrínsecamente ligada a la libertad de conciencia, de pensamiento y de expresión, sin las cuales la dignidad humana es envilecida y ofendida.

Es preocupante, incluso en nuestro país, que siempre fue hospitalario y cordial, el aumento de depredación de templos (en la mayoría de religiones afrobrasileñas o católicas), escarnio de valores y símbolos religiosos, ridiculización y discurso de odio, cercenando el pensamiento y la enseñanza de Iglesias y tradiciones. Al mismo tiempo se detectan prácticas fundamentalistas y sectarias que tratan de imponer comportamientos a personas ajenas a su identidad, desatendiendo la laicidad del Estado.

La Religión, como su nombre indica, religar, está para unir a las personas con Dios y entre sí, por lazos de amor, empatía y gentileza, generando la fraternidad universal, donde todos constituimos una familia de hermanos (as) reconociendo la pluralidad de cosmovisiones religiosas, la libertad para profesarlas y testimoniarlas, y siempre aceptando a las personas como hijos e imágenes vivas de Dios.

Este día nos recuerda que la Religión constituye el alma de una cultura, el núcleo del éthos de un pueblo, un horizonte de esperanza para sus seguidores y una fuente de solidaridad y cooperación para la vida social. Valoramos y seamos hospitalarios y bondadosos con los fieles y seguidores de otras tradiciones religiosas, pues su camino espiritual siempre nos hará crecer y tornarnos más compasivos. ¡Dios sea alabado!

http://cnbb.net.br/o-dia-do-dialogo-inter-religioso-e-da-tolerancia/