EL IMPÚDICO ARZOBISPO “TUCHO”

Para desgracia y humillación de los fieles platenses, su nuevo Arzobispo, nombrado por el malvado J.M.B, es Víctor Manuel Fernández, ex Rector de la ex Universidad, ex Católica, ex Argentina, y conocido destinatario de los proyectiles catapúlticos.(Ver http://catapulta.com.ar/?p=1411;y http://catapulta.com.ar/?p=4223)

Al solo efecto de aumentar la indignación y la rabia de los fieles platenses, me permito reproducir nuevamente textos de su obsceno librito Sáname con tu boca, con la firme esperanza de que se subleven y lo echen a patadas, en el culo o en donde sea.

PRESENTACIÓN

“Te aclaro que este libro no está escrito tanto desde mi propia experiencia, sino desde la vida de la gente que besa. Y en estas páginas quiero sintetizar el sentimiento popular, lo que siente la gente cuando piensa en un beso, lo que experimentan los mortales cuando besan. Para eso charlé largamente con muchas personas que tienen abundante experiencia en el tema, y también con muchos jóvenes que aprenden a besar a su manera. Además consulté muchos libros, y quise mostrar cómo hablan los poetas sobre el beso. Así, tratando de sintetizar la inmensa riqueza de la vida, salieron estas páginas a favor del beso. Espero que te ayuden a besar mejor, que te motiven a liberar lo mejor de tu ser en un beso.

CONSEJOS

“Puede suceder que el beso se vea entorpecido por algo que debe ser buscado y detectado. Se trata entonces de descubrir juntos qué es lo que causa disgusto ,algo que provoca que el beso sea desagradable para ambos o para uno de los dos. Quizás no sea nada importante, pero pueden haber pequeñas cosas que se transformen en verdaderos enemigas del beso, imperfecciones que impidan que el beso no sea más una pausa, un alivio y una alegría.

Y todo puede tener una solución si se averigua a tiempo y se resuelve. Por ejemplo, puede ser que uno de los dos tenga mal aliento, lo que es profundamente desagradable y quite todo el encanto del beso. Pero esto se arregla tomando precauciones sea lavándose los dientes, mascando granos de café o enguajándose con bicarbonato de sodio: y si esto persiste se arregla visitando al dentista o examinando el sistema digestivo.

.Puede también que sea el perfume que usa uno de los dos o un olor molesto, asunto que puede solucionarse duchándose con mayor frecuencia o cambiándose de ropa más seguido. Puede ser un incómodo bigote, que debe entonces ser recortado. Puede ser también la posición del cuerpo, por lo que  ambos deberían encontrar cuál es la posición más cómoda.

Y puede ser también la manera de besar, que no agrade demasiado. Hay mujeres que prefieren un beso lento y delicado. Pero a veces el hombre  está muy tensionado y presiona sus labios fuertemente, descargando así la tensión, pero ella siente que su boca es taladrada.

Todas estas cosas, aunque parezcan muy superficiales, son precisamente algo muy concreto y muy importante: el largo aprendizaje del amor; el largo camino que conduce a un verdadero beso; un camino que consiste en respeto, delicadeza, pasión y realismo.”

Dejo el final al amigo Paco Pepe Fernández de la Cigoña:
Y si alguien a la vista de la fotografía piensa lo que yo y lo que cualquiera, por evidente, por favor que no lo exprese. Y queda suficiente constancia”. https://infovaticana.com/blogs/cigona/tremenda-andanada-contra-el-trucho-en-wanderer/

Te haré caso, Paco Pepe, sobre la fotografía que copio de tu blog y no lo diré, aunque lo tenga en la punta de la lengua.