JORGE LOZANO, UN OBISPO MENTIROSO (y cómplice de Montoneros)

“La comunidad palotina de la parroquia San Patricio, en el barrio porteño de Belgrano, recordó una vez más a los tres sacerdotes y dos seminaristas asesinados en la llamada “Masacre de San Patricio”, el 4 de julio de 1976.

A 42 años de su muerte, el arzobispo de San Juan de Cuyo, monseñor Jorge Lozano, presidió una misa “para hacer memoria de los hermanos nuestros que fueron asesinados por odio a la fe”.

“Hubo quienes querían un modo de vivir la fe puertas adentro, una Iglesia arrinconada en la sacristía, un ritualismo externo y vacío”, señaló, en referencia al momento histórico en que los religiosos fueron asesinados.

”La irracionalidad de la violencia homicida no tiene explicaciones convincentes. Nunca hay motivos para ir contra la vida de nadie. Cada uno de ellos, al igual que nosotros, formamos parte de un Plan del Amor de Dios”, afirmó, y recordó que “en la madrugada del 4 de julio de 1976 el infierno abrió sus puertas, pero no se apropió de 5 vidas. El amor es más fuerte que la muerte”, concluyó.

Concelebraron la misa el párroco de San Patricio, padre Pablo Bocca SAC, el padre Rodolfo Capalozza SAC, sobreviviente del ataque, el sacerdote Juan Sebastián Velasco SAC, postulador de la causa de beatificación y demás sacerdotes de la comunidad palotina.

En esta ocasión, además de la misa se colocaron en la vereda de la parroquia tres baldosas en memoria de los cinco palotinos: los sacerdotes Pedro Dufau, Alfredo Leaden y Alfredo Kelly, y los seminaristas Emilio Barletti y Salvador Barbeito. Una de las baldosas reproduce la frase pronunciada en 2001 por el entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio, durante la homilía en el 40º aniversario de la muerte de los cinco: “Las baldosas de este solar están ungidas con la sangre de ellos”.

El homenaje estuvo encabezado por la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. Asistieron además miembros de la comunidad, vecinos y allegados de las víctimas, organismos de Derechos Humanos y representantes de organizaciones sociales, políticas, culturales y religiosas”.

http://www.aica.org/34401-0-anos-de-la-masacre-san-patricio-recordaron-los-palotinos.html

Espero que las notas catapúlticas dejen al descubierto las flagrantes mentiras de Lozano acerca de que  esos“ hermanos nuestros que fueron asesinados por odio a la fe”,como si hubiesen sido unos pobres angelitos.

Si hasta uno de los organizadores del acto, Ramiro Varela,de la Juventud Palotina, no tuvo empacho en afirmar en su discurso: el de los palotinos “fue un crimen político, aunque se lo haya querido soslayar, porque tenían un compromiso de transformación de la sociedad”.“No desde lo político partidario sino desde otro lugar, pero tenían ese compromiso de transformación”.

Notas catapúlticas

1)El primer dato que el cable de AICA debió registrar es que el 2 de julio de l976 una célula de Montoneros colocó una poderosa bomba en el comedor de la Superintendencia de Seguridad de la Policía Federal. Hubo 23 muertos y 66 heridos. El atentado fue planeado por Rodolfo Walsh, oficial de Inteligencia de la banda terrorista.

2)Dos días después, el 4 de julio, un grupo paramilitar ejecutó una brutal represalia en la iglesia de San Patricio, ultimando a los cinco palotinos, cuyas actividades estaban en la mira, porque el templo era punto de reunión de los Montoneros. Las represalias son habituales en el marco de las guerras revolucionarias como la que vivimos, donde se  aplica el tremendo “ojo por ojo, diente por diente”. Es decir  la barbarie de San Patricio no se explica sin la barbarie de la bomba en la Policía, y no se puede considerar a la “Masacre” como un hecho aislado. Se impone entonces la correlación entre los dos hechos.

3)Ahora bien ¿quiénes eran dos de los seminaristas y qué hacían?, otra pregunta que se impone:

Emilio Barletti era un querido compañero de la Juventud Peronista y Montoneros que prestaba el recinto de la parroquia para reuniones de jóvenes que se oponían a la dictadura militar y además facilitaba el mimeógrafo existente para confeccionar proclamas de resistencia a los genocidas. Emilio trabajaba pastoralmente en las villas de emergencia de la zona Sur del Gran Buenos Aires y era integrante de un importante grupo que se estaba gestando en el seno de la Iglesia de Cristo perseguida y que se denominaba “Cristianos para la Liberación”. Su primera participación política (antes de 1972) fue en el Movimiento de Renovación y Cambio liderado por Raúl Alfonsín. Luego cansado del guitarreo y la sanata, emigró al peronismo revolucionario. Militó en el partido de Lomas de Zamora, barrio las Heras, donde era responsable político y hasta el día de hoy, sus compañeros se acuerdan de la pureza de su alma, sus valores, su ética y su compromiso social como militante y como ser humano”. http://www.robertobaschetti.com/biografia/b/35.html

4)Sobre Salvador Barbeito escribe Horacio Verbitsky, en uno de sus libros:

La guerrilla creó un organización de superficie que se llamó Cristianos para la Liberación en la que había sacerdotes como Jorge Adur,Vicente Adamo,Emilio Neira y Pablo Gazzari; y seminaristas como el palotino Salvador Barbeito”… (Verbitsky (a) “Capitán Salazar” conoce mucho del tema: fue uno de los responsables del atentado a la Policía Federal)

Ver Post de 9 de julio de 2016 “NUEVOS “MÁRTIRES” POSCONCILIARES (montoneros  y rahnerianos) http://catapulta.com.ar/?p=925

5)En uno de las pancartas que alzaban los asistentes se recuerda a  Irene Inés Bellocchio, otra “santita”:

“(Nombre de guerra) “Cecilia”. militó en la Juventud Universitaria Peronista (JUP).  Delegada gremial, integrante de Juventud Trabajadora Peronista (JTP) en el Banco Galicia. Cuadro Montonero. Secuestrada-desaparecida el 5 de agosto de 1977, en su domicilio de Mármol 483, Capital. Su  compañero de militancia era Rolando Pisoni. http://www.robertobaschetti.com/biografia/b/85.html

6)En el acto, encabezado por la maléfica abuela Carlotto, estaba su hijo Carlos Pisoni, ex subsecretario de Derechos Humanos del kirchnerismo.

http://anccom.sociales.uba.ar/2018/07/04/baldosas-para-recordar-a-los-martires-palotinos/