LA (EX)UCA, CÓMPLICE DEL ABORTISMO MUNDIALISTA

La Facultad de Ciencias Económicas organiza en conjunto con la Facultad de Ciencias Sociales y en colaboración con FLACSO-Argentina la Conferencia anual de la Human Development and Capability Association “Desarrollo humano e inclusión social en un mundo crecientemente urbanizado” que se realizará en la UCA entre el 30 de agosto y el 1 de septiembre de este año. El evento, que reunirá a cerca de 350 académicos y formadores de políticas de todo el mundo, tiene como objetivo promover investigaciones académicas de alta calidad en todas las áreas vinculadas con el enfoque de las capacidades de desarrollo humano, fomentar debates intelectuales e impulsar colaboración entre los distintos sectores. Las conferencistas magistrales incluirán Ravi Kanbur, (Cornell University) Santiago Levy, (Banco Interamericano de Desarrollo), Avner De-Shalit, (Hebrew University of Jerusalem), Alejandro Portés (Princeton University) y Ingrid Robeyns (Utrecht University)

http://uca.edu.ar/es/facultad-de-ciencias-economicas/departamento-de-investigacion-y-publicaciones/programa-interdisciplinario-sobre-desarr

Con el apoyo de

Comité Organizador Local

Chair: Beatriz Balian de Tagtachian, Academia Nacional de Educación(Ex Vicerrectora de la Universidad)

Ann Mitchell, Pontificia Universidad Católica Argentina;Ana Lourdes Suarez, Pontificia Universidad Católica Argentina/CONICET;Eduardo Lépore, Pontificia Universidad Católica Argentina;Juan Cruz Hermida, Pontificia Universidad Católica Argentina

Pablo Vinocur, FLACSO-Argentina;Luciano Andrenacci, FLACSO-Argentina

Maria Emma Santos, Universidad Nacional del Sur (Argentina);Severine Deneulin, Universidad de Bath (Reino Unido);Alejandra Segura, Fundación Cre-Ser; Cristina Calvo, Universidad de Buenos Aires http://hd-ca.org/conferences/conferencia-hdca-2018#anchor3

(Calvo es una de las protegidas de Bergoglio y fue candidata a diputada nacional por el Frente Progresista. http://www.psciudad.org.ar/noticias_i.php?id=288)

Las decanas de ambas Facultades son las Dras. Alicia Caballero y Liliana Pantano (en la foto)

FLACSO es la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, fundada en 1957 con el apoyo de la UNESCO. Su primera sede fue Santiago de Chile y no tardó mucho tiempo en convertirse en un aguantadero marxista. Con la caída del gobierno de Allende se trasladó a nuestro país y hasta 1976 sirvió de refugio para el frente intelectual de la guerrilla(Ronaldo García y Oscar Varsavsky eran dos de sus capitostes).Reinstalada con el gobierno de Alfonsín hoy es uno de los brazos de la revolución gramsciana y del abortismo mundialista.

El 4 de abril organizó una charla abierta “Reflexiones en torno al aborto desde las Ciencias Sociales”en la que participaron: FLORENCIA LUNA, directora del Programa de Bioética; RAÚL MERCER, director del Programa de Ciencias Sociales y Salud; ANDREA RIZZOTTI, directora del Área de Estudios Latinoamericanos; ANDREA BERRA, investigadora del Área de Género, Sociedad y Políticas y ELSA SCHVARTZMAN, integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Seguro, Legal y Gratuito.

Después de la media sanción de Diputados, el “Área de Desarrollo Humano y Salud de FLACSO publicó el documento “La despenalización del aborto como problema de salud pública: logros y desafíos” donde se puede leer:

“La media sanción del proyecto de ley para legalizar el aborto en la Argentina nos deja algunos aprendizajes y preguntas al tiempo que representa nuevos desafíos.

El 13 de junio (13J) de 2018 será recordado como una jornada que resulta de los procesos de movilización de las mujeres a lo largo de más de 30 años en encuentros nacionales y 13 años de existencia de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito, movimiento al que a partir del fenómeno del NiUnaMenos se suma una comunidad de adolescentes y jóvenes que marcan una presencia generacional sin precedentes. En el 13J se acuño la frase: “somos hijas de los pañuelos blancos y madres de los pañuelos verdes”.

El aborto es un problema de salud pública. Aunque la discusión por momentos se deslice hacia cuestiones de orden religiosa o filosófica, es importante aclarar que el aborto es por sobre todas las cosas, un problema de salud pública. Lo que se debate en el Congreso de la Nación es si el Estado va a garantizar las condiciones de seguridad sanitaria para que aquellas mujeres que por cualquier motivo deciden interrumpir un embarazo, puedan hacerlo sin que esto acarree consecuencias negativas para su salud o ponga en riesgo sus vidas. El fin último es el de eliminar a la muerte materna por causa de aborto ilegal en nuestro país. Una deuda pendiente”.

Entre los desafíos, se pueden mencionar la necesidad de superar las actitudes de algunos profesionales de la salud, la posición de la iglesia, y la generación de mensajes simbólicos que estos grupos conservadores expresan y que atentan contra el derecho a la salud. La sociedad parece comenzar a vislumbrar más los hechos reales (muertes y complicaciones de salud de las mujeres por aborto), que los mensajes desvirtuados, culpabilizantes y estigmatizantes que ejercen estos grupos.

A modo de ejemplo, el fracaso de los mensajes apelando a “golpes bajos” (sin fundamento científico, exacerbados, carentes de viabilidad), utilizados por los mal denominados grupos “Pro-Vida” para amedrentar y disuadir a sus adherentes, (generalmente hombres, del interior del país, pertenecientes a grupos históricos de poder y ligados a la iglesia) atentan contra el libre pensamiento y el empoderamiento de las personas. Estos mensajes han recrudecido, y de algún modo expresan el temor de estos grupos por la pérdida de espacios de poder.

Otro aspecto a considerar en esta materia de parte de los grupos anti-derechos, es la cantidad de material y argumentaciones generadas, las que pueden resultar de utilidad como base de análisis e investigación sociológica y comunicacional sobre el modo de construir discursos y estrategias distorsivas que terminan afectando la salud de las personas, además de vulnerar sus derechos.

Los sectores religiosos aliados a sectores políticos afines y los políticos aliados a grupos religiosos expresan la incapacidad de sostener los principios básicos de cualquier democracia republicana al momento de separar el rol del estado del de los diferentes sectores corporativos. Es esencial promover y potenciar espacios de debate y escucha como los actuales. Además de erradicar la cultura del patriarcado, un sector importante de la sociedad clama por abolir el patriarcado de la iglesia en cuestiones de derechos individuales como lo es el derecho a decidir de manera informada sobre los propios cuerpos, sin injerencias de ninguna índole.

Hay sectores de las iglesias que siguen anclados a principios dogmáticos que de alguna manera afectan la posibilidad de ejercer el derecho a la salud, particularmente de la salud sexual y reproductiva. Una iglesia que clama permanentemente por volver al orden natural. El mismo orden que diera origen a la inquisición, a la complicidad con las dictaduras, a la oposición a las medidas de anticoncepción, al uso del preservativo, al divorcio, al matrimonio igualitario, al cumplimiento distorsivo de la Ley de Educación Sexual Integral en el ámbito de las instituciones educativas confesionales que, además, reciben financiamiento del Estado.

Otro desafío a debatir con respecto a este tema en el campo de la salud pública es la objeción de conciencia. Si bien este es un beneficio de los profesionales, la objeción de conciencia no puede ser un tema que atraviese a las instituciones en su conjunto. Sería oportuno debatir en torno al comportamiento de las instituciones de salud sobre el grado de adhesión de sus políticas y prácticas a los derechos de las personas que allí se asisten.

Como hemos visto, todo lo que ha sucedido deja aprendizajes para la sociedad. Uno de ellos representado por el alto costo en materia de vidas y proyectos truncados que se generan como producto de las presiones sectoriales hacia el avance de sociedades respetuosas de los derechos. Otro de los aprendizajes está dirigido a los países de América Latina que subyacen en un paradigma histórico representado por la persistencia de marcos legales restrictivos y punitivos hacia la salud sexual de las mujeres. Finalmente, el 13J abre un campo esperanzador orientado a garantizar mejores condiciones de vida y salud para la población en un contexto de respeto a la diversidad”.

Uno de los firmantes es Pablo Vinocur(en la foto) uno de los laderos de la Dra. Balian de Tagtachian en el Comité Organizador de la conferencia.

¡Qué bajo has caído, vieja y querida Universidad Católica Argentina!