EL DEMONIO MUDO

Es tremendo cómo se despacha el amigo Maurizio Blondet en su estupendo blog:

“Sobre las acusaciones de Monseñor Viganò de que estaba al tanto de los casos de los cardenales homosexuales, promoviéndolos y favoreciéndolos, Francisco reaccionó: “No diré una sola palabra”.

Es lo que hizo siempre. No dijo una palabra sobre por qué quiso destruir a los Franciscanos de la Inmaculada, una orden en la que florecían las vocaciones. Una destrucción sin motivo alguno, extrajudicial, sin siquiera acusación formal, donde los acusados no pudieron defenderse ni supieron de qué se los acusaba. Su fundador, el Padre Manelli, pidió reiteradamente una entrevista, pero nunca le dirigió la palabra.

Nunca una palabra a los cardenales que respetuosamente y de manera reservada, le expresaron sus dudas sobre Amoris Laetitia. Y cuando el asunto tomó estado público, dijo-mintiendo descaradamente-que se había enterado por los diarios.

En realidad, Francisco es mudo total. Mudo sobre la razón de tener a su lado a la arrogante corte de homosexuales vestidos con la púrpura, tan entusiastas y rápidos en adularlo. Mudo sobre la enorme devastación moral de Occidente. Mudo sobre la Europa convertida en prisión de los pueblos. Mudo sobre las generaciones que se pierden con la masturbación y la pornografía, mudo sobre la peste de errores y de vicios que  intoxican al mundo y a la Iglesia.

Mudo sobre todo. Los antiguos directores espirituales alertaban contra el Demonio Mudo: el demonio de la soberbia que induce al silencio sobre los propios pecados”.

https://www.maurizioblondet.it/papa-muto-primo-e-la-sua-corte-parlante/

Pero como Bergoglio es un soberbio disfrazado de falso humilde,estamos frente al caso de un soberbio  muy herido en el ala, que procurará vengarse por todos los medios, aún los más retorcidos

Recuérdese lo que decía Santo Tomás,citando a San Agustín,sobre la falsa humildad: es la que se hace “ sólo con signos externos y es fingida…es gran soberbia, porque parece que busca la excelencia de la gloria”.(Summa,II-IIae,q.161).

Y en cuanto a signos externos y fingimientos, Bergoglio no tiene rival.

Nota catapúltica

Por su parte, el gran amigo “Paco Pepe” Fernández de la Cigoña no se queda muy atrás y mete su puntilla hasta el hueso:

El Papa, locuaz donde los haya hasta comprometer su propia dignidad pontificia es silenciosísimo ante cuestiones a las que debería responder: los dubia de los cuatro cardenales, las acusaciones de Viganó, pero eso como si no tuvieran que ver con él y sin embargo es lo que de verdad le interpela. Lo de pedir perdón, habiéndolo hecho ya tropecientas veces parece un simple ejercicio retórico. Barra de una vez toda la basura que hay en la Iglesia y si no sabe, no quiere o no puede, váyase”.

https://infovaticana.com/blogs/cigona/vigano-contrataca/