PREFERENCIAS POR LA ACCION REVOLUCIONARIA (con toque panteísta)

El padre General de los jesuitas, padre Arturo Sosa Abascal SJ, hizo públicas esta mañana las “Preferencias Apostólicas Universales” de la Compañía de Jesús, que marcarán su rumbo en la próxima década.

Las preferencias fueron entregadas al papa Francisco hace unos días quien oró por ellas antes de devolvérselas al Padre General como Misión del Santo Padre.

Según explican desde la Compañía de Jesús, una “Preferencia Apostólica” es una prioridad elegida después de que muchos jesuitas discerniendo en común hayan sentido que el Espíritu Santo mueve a la Compañía a dedicar su atención y recursos hacia ella.

Las 4 preferencias apostólicas, que señalan cuatro áreas vitales en la situación actual del mundo, son:

1) Mostrar el camino hacia Dios mediante los Ejercicios Espirituales y el discernimiento: Ayudar a las personas a encontrar a Jesucristo y seguirle.

2) Caminar junto a los pobres, los descartados del mundo, los vulnerados en su dignidad en una misión de reconciliación y justicia: Caminar con los pobres, los vulnerables, los excluidos y aquellos que la sociedad considera indignos, en una misión de reconciliación y justicia.

3) Acompañar a los jóvenes en la creación de un futuro esperanzador.

4) Colaborar en el cuidado de la Casa Común. Trabajar, con profundidad evangélica, para proteger y renovar la Creación de Dios.

http://www.aica.org/37848-listos-para-servir-la-nueva-mision-de-los-jesuitas-proximos.html

Para Cornelio Fabro la preferencia 2 sería “la teología reducida a la antropología”, conforme a la desviación rahneriana. Para el Padre Meinvielle sería “carnalización de lo sobrenatural”, conforme a la inspiración gnóstica. Para los nosotros los hispanoamericanos, es abrir más las puertas a la revolución marxista, porque después de San Romero, el Beato Angelelli y el perdón a Ernesto Cardenal, no podemos esperar otra cosa. Y eso que falta Pironio.

La número 4 es puramente bergogliana, de corte panteísta, un nuevo mandamiento lucubrado por su mente desequilibrada.

Que Dios lo confunda aún más.