EFECTO AMORIS LAETITIA

“Thomas Stanzer, portavoz de la diócesis de Graz-Seckau, en el estado austriaco de Estiria y la provincia eclesiástica de Salzburgo, confirmó que el P. Michael Kopp «celebró una liturgia de acción de gracias con dos mujeres casadas civilmente que son cristianas creyentes y que encontraron la salida de su crisis personal con la ayuda de la Iglesia Católica».

«La cuestión fundamental es si las personas homosexuales pueden sentirse como en casa en la Iglesia», explicó Stanzer a Kath.net, y añadió que «el consejero espiritual familiar Kopp respondió sí a esa pregunta»

El portavoz diocesano indicó que la ceremonia no había sido una liturgia sacramental y justificó la misma basándose en el punto 250 de Amoris Laetitia, que dice así:

«Por eso, deseamos ante todo reiterar que toda persona, independientemente de su tendencia sexual, ha de ser respetada en su dignidad y acogida con respeto, procurando evitar «todo signo de discriminación injusta»»