BERGOGLIO: IMPIEDAD Y FRIVOLIDAD (al modernismo ya ni siquiera le sirve el Vaticano II)

Ponerle un micrófono a Bergoglio es altamente peligroso para la salud espiritual de los católicos de a pie, que, gracias a Dios, todavía creen con la fe del carbonero, que los hace resistir y perseverar, contra toda esperanza. Lo peor es que se puede verificar un crescendo en sus desvaríos cotidianos, algunos absolutamente escandalosos y a los que, como todo indica, seguirán otros, convencido como está de que goza de impunidad para decir lo que se le ocurre.

Una de sus últimas barrabasadas la cometió el 12 de diciembre al pronunciar la homilía en la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe: “Fiel a su Maestro, que es su Hijo, el único Redentor, jamás quiso para sí tomar algo de su Hijo. Jamás se presentó como co-redentora.. “Cuando nos vengan con historias de que había que declararla esto, o hacer este otro dogma o esto, no nos perdamos en tonteras…”.

Espanta tanta impiedad y tanta ligereza-mezcolanza tóxica- en un hombre que está donde está.(Y conste que cada día más, creo que la elección de Bergoglio fue producto de la mafia de St. Gall, necesitada de un comodín para la liquidación de la Iglesia)

María Corredentora es un título dado por la Tradición de la Iglesia y no una enseñanza solemne, ya lo sabemos. Pero es una denominación de la piedad popular que  reconforta y  aumenta la devoción a la Madre de Dios, tabla segura de salvación. (Empero, parece que en este caso la religiosidad popular tan mentada por Bergoglio y sus corifeos ya no corre más. ¿Se acordarán de las Letanías Lauretanas que tantos títulos le otorgan a la Santísima Virgen, repetidos desde tiempo inmemorial por el pueblo cristiano?

Lo notable de todo esto, además, es que el mismo Vaticano II es dejado totalmente de lado, porque ya ni siquiera le sirve al modernismo rampante, que aspira a fundar una contra iglesia, con otros textos “sagrados” ,por ejemplo, Amoris laetitia y Laudato si´.(Ver la nota catapúltica con lo que dice sobre la corredención el Padre Royo Marín-nada sospechoso de “lefebvrista”- en su libro sobre la Virgen).

Malos vientos nos  azotan y hay que prepararse para tempestades mayores. Pero Nuestra Señora Corredentora nos protegerá. Que Ella se encargue de barrer a Jorge Mario Bergoglio y su cáfila modernista.

Nota catapúltica

“Aunque por su constante preocupación ecuménica el concilio Vaticano II evitó la palabra Corredentora-que podía herir los oídos de los hermanos separados-expuso de manera clara e inequívoca la doctrina  de la corredención tal como la entiende la Iglesia Católica. He aquí algunos textos de la constitución dogmática sobre la Iglesia(Lumen Gentium) especialmente significativos:

  1. Es verdadera madre de los miembros (de Cristo)…, por haber cooperado con su amor a que naciesen en la Iglesia los fieles, que son miembros de aquella Cabeza»