“TUCHO” Y OTRA HISTORIETA “MARTIRIAL”

“El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, recordó que el 14 de junio se celebra el Día del Barrendero, en memoria del religioso Mauricio Silva, quien fue “detenido-desaparecido cuando barría la calle el 14 de junio de 1977, sólo porque defendía los derechos de sus compañeros”

https://aica.org/noticia-mons-fernandez-destaco-la-labor-de-los-barrenderos-al-recordar-a-mauricio-silva

A estas alturas no tengo claro si “Tucho” es totalmente consciente de sus dichos y de sus actos. Oscilo entre considerarlo un tonto de campeonato o un tipo de mala leche, que miente a designio. Lo más probable es que tenga algo de los dos componentes, por lo que se deberá esperar hasta emitir un juicio definitivo.

Y el caso del “barrendero” Silva admite las dos posibilidades:

-“Tucho” es un minusvalente que ni siquiera se preocupa por informarse o

-“Tucho” es un embustero cómplice de la venganza guerrillera.

Porque la pura verdad es que Silva integraba la Juventud Trabajadora Peronista, el brazo sindical de la banda terrorista Montoneros, y en ese carácter se infiltró en el gremio de los barrenderos, para conformar otro foco de agitación.

Silva provenía de “Cristianos para la liberación”, organización que se fundó en l975,a instancias de Norberto Habbegger, integrante de la cúpula de Montoneros con el objetivo de “aglutinar a curas y laicos católicos con trayectorias de trabajo  comunitario. Su acto fundacional es una misa que se propone como acto para solidarizarse con los sectores de la Iglesia que habían sufrido la persecución por estar junto a los pobres.

El CPL, como declaran en sus documentos fundacionales, redactados por el mismo Norberto Habbegger, se proponen llevar a cabo sus prácticas religiosas siguiendo la línea del Concilio Vaticano II, fusionándolas con las teorías marxistas, para el análisis de la situación crítica que imperaba.

Entre los integrantes del CPL encontramos a Carlos Bustos, Pablo Gazzarri, Flora Castro, Norberto Habbegger, Patrick Rice, Mauricio Silva, Jorge Adur, Orlando Yorio, Cayetano Di Lella, Jose Poblete, Joaquín Carregal.(Bustos, Gazzari, Rice, Yorio y Adur eran sacerdotes, y este último fue capellán de Montoneros, con rango de oficial con derecho a usar uniforme de capitán.Por su parte, el ex salesiano Silva se pasó a la Fraternidad del Evangelio, más conocida por los Hermanitos del Evangelio”

http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/trab_eventos/ev.6435/ev.6435.pdf

Los Hermanitos “hacían una lectura política del Evangelio. Es lo que mostró Arturo Paoli en toda su obra intelectual. Tiene más de cincuenta obras publicadas. Y fue quien le dio la visión política a Gustavo Gutiérrez para la Teología de la Liberación. La lectura fue que la transformación se hacía desde la política. Y eso era un acto material, no era algo que iba a venir más adelante en el paraíso”.

https://www.pagina12.com.ar/77262-en-la-dictadura-hubo-dos-iglesias

Desde luego no esperamos ninguna rectificación de “Tucho”,desprovisto de toda honradez intelectual. Pero al menos quede en claro que Silva no “defendía los derechos de sus compañeros”, ni mucho menos. Así que no faltará mucho para que se inicie la causa de “beatificación” de otro lobo disfrazado de oveja. Son los lobos de la manada bergoglista: olerán a oveja pero no lo son.

Nota catapúltica

En 1967 el Padre Meinvielle publicó “Un progresismo vergonzante” y en uno de su capítulos demuele a Paoli por su libro “Persona, mundo y Dios”. Como siempre, nuestro maestro veía lejos.