UN NUEVO ATROPELLO DE BERGOGLIO

Cada vez que tiene una necesidad política, Bergoglio hace de las suyas. Hace no mucho tiempo, decidió eliminar del Catecismo los artículos que permitían y defendían la pena de muerte, la cual -según los buenos teólogos- posibilitaba el arrepentimiento y conversión de los criminales, nada más ni nada menos.

Empeñado como está llevar adelante sus objetivos mundialistas, quiere abrir las puertas de Europa a la inmigración de cualquier clase y procedencia, un arma para la descristianización. Se explica entonces que ahora la emprenda contra las venerables letanías de Loreto, que habitualmente se rezan después del Rosario.

Dos de las tres nuevas invocaciones son absolutamente redundantes: “Madre de la misericordia” y “Madre de la esperanza”. Acaso no basta con la tan hermosa Salve que comienza implorando a la “Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra”. (¿ Bergoglio la rezará ?)

Por eso estimo que esas dos nuevas letanías sirven de tapadera a una de puro cuño bergogliano: “Consuelo de los migrantes”, ya implícita en la tradicional Consolatrix afflictórum. El asunto es legitimar sus insensatos designios y para eso todo vale. (Y la foto que lo muestra mirando atentamente la obscena exhibición de una mulata del Circo Nacional Cubano no es propia de un buen cristiano, que digamos. ¡Todo sea para no parecer “rígido”!)

Por otra parte, queda una vez más al descubierto que Bergoglio no soporta la Tradición, ya que si de él dependiese la liquidaría de un solo plumazo. Pero como no puede, se enceguece de rabia, algo característico de los ideólogos.

Que te dignes Señor abatir al desacralizador Jorge Mario Bergoglio, te rogamus audi nos.

Nota catapúltica

1)Para desencanto de los católicos conservadores, el diktat está firmado también por el cardenal Sarah, como Prefecto del Culto Divino.Se nota que el carguito le gusta.

2)El Circo Nacional Cubano depende del gobierno castrocomunista, que para el Vaticano es mejor que el de Trump.