BERGOGLIO Y GRABOIS LANZAN SU “UNIVERSIDAD” (para la lucha de clases)

Afectado por el utopismo igualitario, Bergoglio no ceja en sus propósitos de corte ideológico, pergeñando nuevos desvaríos, sin que le importe en absoluto el costo a pagar, que en este caso es la revolución social en Hispanoamérica.

El último de sus engendros en la Universidad Latinoamericana de las Periferias, elaborado junto con su asesor Juan Grabois, el cual no ha ocultado nunca sus preferencias marxistas, a las que este Artillero se ha referido más de una vez.(Ver, por ejemplo, el Post del 18 de Enero de 2018   “EL CONSULTOR PONTIFICIO CONFIESA SU MARXISMO”, donde Grabois revela paladinamente: “Una rama de la Teología de la Liberación utilizaba el análisis marxista y yo utilizo categorías marxistas” http://catapulta.com.ar/?p=7105)

Pero Grabois se explaya a fondo sobre su dependencia intelectual del marxismo en los “Cuadernos de Economía Popular” que redactó con su socio Emilio Pérsico.(Ver http://catapulta.com.ar/?p=4791)

Por supuesto que a Bergoglio esto le importa un bledo, con su cacumen pulverizado por el ideologismo. Y pasemos nomás a ver de qué se trata esta “Universidad”:

La Universidad Latinoamericana de las Periferias surge como una iniciativa de la Familia Grande Hogar de Cristo (FGHC) y la Escuela Nacional de Organización Comunitaria y Economía Popular de la UTEP, que desde hace tiempo viene construyendo procesos de organización comunitaria alumbrados por las y los excluidos que lucharon y luchan por su dignidad.

El poliedro que nos identifica es la figura geométrica que eligió el Papa Francisco como propuesta inclusiva para alcanzar el bien común y la paz social mundial, ya que posibilita la unidad en la diferencia.

Los movimientos populares y las organizaciones eclesiales que impulsamos la Universidad de las Periferias vemos la necesidad de consolidar nuestro camino a través de la producción del conocimiento, porque necesitamos seguir encontrando respuestas reales para nuestros barrios, nuestras comunidades, nuestros espacios de trabajo. Necesitamos hacerlas perdurables y transmisibles. Hacerlas comprensibles a las superestructuras académicas y políticas. Que puedan permear estas superestructuras para superar la racionalidad tecnocrática que subyace en las políticas públicas, racionalidad que en última instancia se pone al servicio de los poderosos y las tendencias colonizadoras del pensamiento elitista.

…aspiramos a que sea el lugar donde también otras “organizaciones sociales que no están nucleadas en UTEP, así como de las CEBS y otras comunidades de base no católicas.

Por eso no hablamos simplemente de una universidad, que pone el acento en la unidad del pensamiento, sino más bien en una universidad poliédrica donde deben caber no solo todos los pensamientos que emergen de las comunidades sino también todas las racionalidades y formas de vincularse con la realidad.

La Universidad Latinoamericana de las Periferias tiene una fuerte inspiración en el cristianismo popular.

En este sentido, es evidente que la experiencia colectiva e histórica de los pobres, en la que se gesta una verdadera cultura, brinda una perspectiva diferente de la vida y del mundo que permite captar ciertos aspectos de la realidad que otros, en otro contexto, difícilmente perciben. Ellos tienen un punto de vista, una pre-comprensión única e irrepetible que da origen a una cosmovisión, a una escala de valores, a una sabiduría acerca de la vida que también tiene derecho a formar parte del pensamiento de una sociedad, aunque se exprese de otra manera.

En nuestro mundo hay un poder político, económico y también epistemológico. El saber es un modo de poder. La Universidad Latinoamericana de las Periferias, tendrá como horizonte poner el saber al servicio de una vida digna para los más pobres, tendrá memoria viva y presente de los más rotos y olvidados. Hará opción por los últimos, por aquellos que la sociedad descarta y desecha.

En esta línea se invitará a los alumnos a saborear el gusto espiritual de ser pueblo. Los alumnos por así decirlo son tomados de en medio del pueblo y enviados al pueblo, de tal modo que su identidad no se entiende sin esta pertenencia. La misión en el corazón del pueblo no es una parte de la vida, no es un apéndice o un momento más de la existencia. Es algo que no puede arrancarse del ser sin destruirse.

El cristianismo eclesiástico, clerical y globalizante tampoco es capaz de apreciar los valores propios de la cultura popular y tiende a buscar siempre las fuentes de sus pensamientos y liturgias en Roma. Ese cristianismo se expresa como la Iglesia del control: intenta controlar la doctrina, la moral, la administración de los sacramentos. Se hace sorda a la acción de Dios en el pueblo y pretende que las respuestas necesarias para las dificultades de la vida sean aportadas monopólicamente por sus ministros. Muchas otras formas del cristianismo reformado se inscriben de igual manera en esta dinámica del poder y el control, agregando una cuota de individualismo propia de las teologías de la prosperidad.

En este sentido, la Universidad de las Periferias aspira a pensar desde abajo. Esos abajos son en América Latina lo que conocemos como cultura popular, y son el fruto del encuentro entre el cristianismo y las culturas originarias prehispánicas.

Una voz que trae el eco de todas las grandes gestas de nuestra Patria Grande, desde su primera independencia hasta la resistencia popular a las dictaduras, silenciadas por las historiografías hegemónicas. Surge de la identidad de los pueblos y no se siente interpretada cabalmente por ninguna de las corrientes antedichas. Según el territorio se expresa en sus propias liturgias, tiene sus propios sistemas de creencias, sus modos de vincularse y de resolver.

La Universidad Latinoamericana de las Periferias pretende ser oído y megáfono para el Pueblo silenciado y excluido”.

https://uniperiferias.wordpress.com/2020/07/26/la-universidad-latinoamericana-de-las-periferias-es-una-necesidad-2/

Y por si alguna duda quedase sobre los designios marxistas de Grabois, baste citar una de sus últimas manifestaciones:

“Hay una oleada de toma de tierras que se va a profundizar”; “la gente no va a querer seguir viviendo hacinada con el coronavirus dando vueltas”.“Hay tomas de tierra en todos lados. En la provincia de Buenos Aires hay cualquier cantidad. También en Chaco y Corrientes, y se va a profundizar”, https://www.infobae.com/politica/2020/08/11/juan-grabois-hay-una-oleada-de-toma-de-tierras-que-se-va-a-profundizar/

A este subversivo apoya Jorge Mario Bergoglio, en sus delirios igualitaristas y “pobristas”.

Notas catapúlticas

1)”Gerardo Martínez participó junto con Monseñor Gustavo Carrara, Juan Grabois, el Ing. Hugo Testa y la Compañera Fernanda Miño del 1er encuentro sobre «Techo – Integración Urbana de Barrios Populares» organizado por la CÁTEDRA ABIERTA de la UNIVERSIDAD LATINOAMERICANA DE LAS PERIFERIAS.

2)”Sindicatos y movimientos sociales avanzan con un anteproyecto para crear un fondo fiduciario de 750.000 millones de pesos anuales que impulse la creación 4.000.000 de puestos de trabajo. Con el respaldo de Alberto Fernández y el impulso de Cristina Kirchner, los ideólogos de la iniciativa, entre ellos Gerardo Martínez (Uocra) y Juan Grabois (CTEP), intentarán ahora sumar nuevos apoyos para blindar el proyecto.

El «Fondo Mugica», así fue denominado, tendrá como principal objetivo financiar el trabajo comunitario y unificar todos los planes sociales bajo un nuevo esquema, que se llamará Potenciar Trabajo. Los impulsores del plan proponen costearlo con una «profunda reforma impositiva que grave las grandes fortunas, los capitales especulativos y las actividades extractivas».

https://www.lanacion.com.ar/politica/con-guino-del-gobierno-sindicatos-piqueteros-avanzan-nid2417675