LA PASTORAL ABORIGEN, CÓMPLICE DEL SECESIONISMO

En términos marxistas, se puede decir, sin temor a equivocarse, que estamos viviendo una situación revolucionaria, así descripta en el Diccionario Filosófico de Rosenthal y Iudin, uno de los textos oficiales usados en la Unión Soviética:

Conjunto de condiciones objetivas que expresan la crisis económica y política de un régimen social dado y determinan la posibilidad de la revolución social. Como indicaba Lenin, la situación revolucionaria se caracteriza por los siguientes rasgos fundamentales: la imposibilidad para las clases dominantes de mantener en forma inmutable su dominio. Para que estalle la revolución suele ser insuficiente que “los de abajo no quieran” vivir como antes, sino que se requiere también que “los de arriba no puedan” vivir como hasta entonces. Una agravación, superior a la habitual, de las miserias y penalidades de las clases oprimidas. Una intensificación considerable de la actividad de las masas, que se dejan expoliar tranquilamente en tiempos “pacíficos”, mientras que en los tiempos turbulentos se ven empujadas, tanto por toda la situación de crisis como por las propias “alturas”, a una acción histórica independiente (véase t. XXI, págs. 189-190). Para la victoria de la revolución socialista, no basta que se dé una situación revolucionaria. Es necesario también que a las condiciones objetivas se unan las subjetivas, es decir, la capacidad de la clase revolucionaria para la lucha audaz y abnegada, la existencia de un partido revolucionario experimentado que lleve a cabo una acertada dirección estratégica y táctica”.

En nuestra Argentina de agosto de 2020,se puede ver nítidamente que el Estado(“las clases dominantes”) no puede mantener “en forma inmutable su dominio”. Buena prueba de ello son las tomas de tierras que aumentan en proporción geométrica:  una de la principales líneas ferroviarias de acceso a la Capital, ha dejado de funcionar hace varios día  porque un grupo de activistas se instaló en las vías de una de las estaciones.

Pero más preocupante aún, si cabe, es lo que está sucediendo en la provincia de Rio Negro donde, ante la pasividad del gobierno nacional, un grupo pseudomapuche autodenomindada “comunidad Mapuce Lafken Winkul Mapu” ocupó los terrenos de Villa Mascardi, incendiando cabañas y amenazando a los propietarios, algunos de ellos con lotes comprados en los años 40 de siglo pasado. Su propósito declarado es instalar algo así como un “republica mapuche”. Por lo que trasciende quienes los instigan son la Organización Libres del Pueblo (OLP) y la Gremial de Abogados, organizaciones ambas controladas por Montoneros de antigua y nueva data. (Sobre esta situación revolucionaria se publicará una nota en “A LA DERECHA”).

Ahora bien, además de la OLP y de la Gremial, también está el Equipo Nacional de Pastoral Aborigen (ENDEPA), que desde hace varios años forma parte del intento secesionista, acompañado por el Obispado de San Carlos de Bariloche.

En efecto, a fines de Noviembre de 2017,ENDEPA se sumó a la “Mesa de diálogo” para tratar la “alta conflictividad en territorios indígenas de todo el país”,en  especial en la Patagonia y recientemente en la comunidad Mapuce Lafken Winkul Mapu en la zona del lago Mascardi (Río Negro)”

En la declaración del 3 de diciembre, ENDEPA largó esta sarta de mentiras:

“Los Pueblos Indígenas en Argentina han sufrido un despojo histórico que continúa y se consolida con mayor violencia cada vez que los gobiernos ignoran su preexistencia ya reconocida por la Constitución Nacional, su relación vital y espiritual con la tierra y sus reclamos históricos. Frente a ello, con distintas formas y estrategias de lucha, resisten hace más de cinco siglos su exterminio en defensa de su tierra, su cultura y su identidad. Creemos que los conflictos actuales tienen origen en este despojo y en el incumplimiento de sus derechos fundamentales,

Insistimos en la necesidad de que toda acción relacionada con los Pueblos Originarios deba anclarse en la reconstrucción de sus propias memorias y en una verdadera reparación histórica, considerarlos como sujetos plenos de derechos, respetarlos como Naciones particulares con cosmovisiones propias, reconociendo que ninguna cultura es superior a otra, como así también incentivar la no violencia y el fortalecimiento de las esperanzas”.

https://www.endepa.org.ar/pronunciamiento-del-equipo-nacional-de-pastoral-aborigen/

Con estos antecedentes, no soy nada optimista en cuanto a una justa solución del problema Con subversivos como los de “la comunidad Mapuce Lafken Winkul Mapu no hay diálogo posible y lo único que corresponde e la aplicación a rajatabla de la ley, porque lo que está en juego la unidad nacional, nada más ni nada menos. E investigar a fondo quiénes alientan a ENDEPA. (Sobre el tema recomiendo la lectura del excelente artículo del Dr. Juan Bautista Fos Medina.

https://repositorio.uca.edu.ar/bitstream/123456789/9136/1/indigenas-derecho-indiano-dereho.pdf)

Y como siempre pido, de ENDEPA, de la mentira indigenista y del amazónico Jorge Mario Bergoglio, líbranos Señor.

Notas catapúlticas

En la “Mesa” de marras participaron “representantes designados del Lof y las comunidades, el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), la Coordinadora del Parlamento del Pueblo Mapuche-Tehuelche de Río Negro, la Confederación Mapuche de Neuquén, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) de Río Negro, la CTA Autónoma, la organización Al Margen, la Defensora del Pueblo de Bariloche, Abogados Derechos por la Igualdad, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) La Matanza, el obispado de San Carlos de Bariloche y la Universidad Nacional de Río Negro”.O sea,un rejunte peligroso de comunistas, populistas y progresistas.

https://aica.org/noticia-conformaron-una-mesa-de-dilogo-por-el-reclamo-la-comunidad

Sobre ENDEPA ver también Post del 25 de Septiembre de 2018:”LA PASTORAL ABORIGEN,UNA CUÑA SECESONISTAhttp://catapulta.com.ar/?p=6371