BERGOGLIO Y SU IRRESISTIBLE ATRACCIÓN POR LO SÓRDIDO

1)Informa Jeanne Smits en Life Site News: “El Papa Francisco recibió a 14 activistas ecologistas franceses de horizontes muy diferentes el 3 de septiembre, en un intento por demostrar que la fe católica no es un requisito previo para el compromiso a favor de «Nuestro hogar común». Días después de inaugurar la Jornada Mundial de la Creación y convocar un “Jubileo del Planeta”, el Papa volvió a centrarse en la Amazonía y la “sabiduría” de sus culturas indígenas, en un discurso improvisado del que las palabras “Dios”, “Jesús , ”Y“ Cristo ”estaban totalmente ausentes.

Fue un grupo heterogéneo que se reunió en la sala de recepción de Santa Marta para una audiencia privada con el Papa Francisco, junto con el presidente de la conferencia episcopal francesa, Eric de Moulins-Beaufort.

Todos los invitados son activistas conocidos, a menudo de izquierda.

Entre ellos estaban:

– Juliette Binoche, una actriz involucrada en el rodaje de escenas lésbicas que apoya la introducción del aborto en Polonia.

– Audrey Pulvar, feminista, activista del aborto y ex concubina de un ministro socialista.

– Valérie Cabanes, una abogada que lucha por el reconocimiento del «ecocidio» y de los crímenes contra la naturaleza.

– Pablo Servigne, el inventor de la «collapsologie», una ideología que insiste en tener menos hijos o ninguno. https://www.lifesitenews.com/news/pope-promotes-ecological-conversion-in-meeting-with-left-wing-ecologists

2) “Tres charlas con Jorge Bergoglio: este es el contenido del libro “TerraFutura. Diálogos con el Papa Francisco sobre la ecología integral” del escritor y fundador de «Slow Food» Carlo Petrini..

En el texto, el Papa Francisco habla de los placeres de la vida. Y entre estos, además de la buena comida, también están las relaciones sexuales: «El placer de comer está para mantenerte sano, así como el placer sexual está para embellecer el amor y asegurar la perpetuación de la especie». , dice el Papa, definiéndolos como placeres «divinos».

«El placer viene directamente de Dios, no es católico, ni cristiano, ni nada más, es simplemente divino», dijo Francesco a Petrini. «No hay lugar para una moralidad exagerada que niega el placer», añade el pontífice, admitiendo que en el pasado la Iglesia ha insistido en esta «interpretación errónea del mensaje cristiano».

Los puntos de vista opuestos «han causado un daño enorme, que en algunos casos todavía se puede sentir con fuerza hoy», dice Bergoglio. «El placer de comer y el placer sexual provienen de Dios». No es la primera vez que el Papa expresa estas posiciones sobre el tema”.

https://m.dagospia.com/il-piacere-di-mangiare-e-quello-sessuale-vengono-da-dio-papa-francesco-si-sbottona-246899

Pío XI en Divini illius Magistri condenaba el uso de la expresión “educación sexual” por ser “indecorosa terminología”. ¿Qué no diría de “placer sexual”?

Y esto sin hablar del desvarío bergogliano de que “la Iglesia tuvo una interpretación errónea” del tema, cuando cualquier tratado de teología moral lo consideraba como el fin secundario del matrimonio, sin necesidad de referirse zafiamente a “placer sexual” sino a “la consolación mutua” o “sedación de la concupiscencia?. Pero, desgraciadamente, los fines del Sacramento fueron equiparados por el Código de Derecho Canónico de 1983.(ver nota catapúltica)

Conclusión: Bergoglio es incapaz de dialogar con gente seria, esquivándola deliberadamente. Con el lumpenaje, más cómodo se siente.

Nota catapúltica

“En el Concilio Vaticano II, el matrimonio se define dos veces como una “comunidad de amor” 1. Tal afirmación no es falsa, pero abre la puerta a una visión personalista del matrimonio en la que el amor de los esposos se antepone a la procreación. El Arzobispo Lefebvre, en una intervención en el Concilio presentada el 9 de septiembre de 1965, comenta: “El capítulo sobre el matrimonio presenta el amor conyugal como el elemento primario del matrimonio, del que procede el elemento secundario, la procreación; a lo largo del capítulo se identifican el amor conyugal y el matrimonio. Esto es contrario a la doctrina tradicional de la Iglesia y, si se admite, se producirían las peores consecuencias. De hecho, podríamos decir: «¡no hay amor conyugal, por lo tanto no hay matrimonio!» Ahora, ¡cuántos matrimonios sin amor conyugal! Sin embargo, estos son matrimonios genuinos ”

El Concilio se abstuvo de recordar que la procreación era el fin principal del matrimonio. Se contentó con decir: «El matrimonio y el amor conyugal están ordenados por su propio carácter a la procreación y la educación (…) sin menospreciar los otros fines del matrimonio». El verbo posthabere , traducido aquí como subestimar , significa poner en el fondo. Es en el mismo espíritu que el Código de Derecho Canónico de 1983 escrito en el canon 1055 que el matrimonio se ordena «por el bien de los cónyuges, así como para la generación y educación de los hijos». El Código de 1917, por el contrario, establece claramente en el canon 1013: “El fin principal del matrimonio es la procreación y educación de los hijos; el fin secundario es la ayuda mutua y el remedio para la concupiscencia ”. El comentarista oficial del nuevo Código, el canónigo Roger Paralieu señala: “Esto supone un cambio radical con la doctrina enseñada hasta el Vaticano II, donde se estableció una jerarquía de los fines del matrimonio. El Consejo se negó a establecer esta jerarquía; el texto del Código es consecuencia de esta posición conciliar ”

https://fsspx.news/fr/une-nouvelle-vision-du-mariage-45411