BESTIARIO BERGOGLISTA (82)

1)“Uno de los cardenales más influyentes del mundo admitió recientemente que está «abierto» a la idea de ordenar mujeres al sacerdocio católico. «No estoy diciendo que las mujeres tienen que convertirse en sacerdotes; simplemente no lo sé. Pero estoy abierto a ello», dijo el cardenal Jean-Claude Hollerich SJ en una entrevista publicada el 13 de septiembre en el sitio web de KNA, la organización católica alemana. agencia de noticias. Hollerich es un cardenal de alto perfil con talla internacional debido a su cargo de presidente de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE). También es arzobispo de su Luxemburgo natal”. https://international.la-croix.com/news/letter-from-rome/a-cardinal-says-hes-open-to-womens-ordination-a-priest-who-did-so-remains

2)El obispo alemán Heinrich Timmerevers pide a la Iglesia que «desarrolle y fortalezca aún más la aceptación y la tolerancia hacia los homosexuales en nuestras comunidades y en toda la iglesia».

También dijo que apoya la bendición de las parejas homosexuales. Cuando se le preguntó si «agradecería» la aprobación de tal bendición por parte de la Iglesia Católica, el obispo de Dresde respondió con un inequívoco «Sí«.

https://www.lifesitenews.com/news/german-bishop-calls-on-catholic-church-to-strengthen-acceptance-of-homosexuals

(En la foto Timmerevers con un pastor luterano.¿Estarán bendiciendo a dos maricuecas?

3)Opiniones de la teóloga- Bingemer:

La obra de Gustavo Gutiérrez ayudó a la Iglesia a redescubrir el compromiso con la justicia y el anuncio de la buena nueva a los pobres como uno de sus imperativos centrales”. http://catapulta.com.ar/?p=415

La ideología de género, tal como la Iglesia la entiende, es parte de una teoría que afirma que el género no corresponde a la genitalidad biológica, y sí es una construcción cultural. De este modo, comportamientos que la cultura dice que corresponden al hombre o a la mujer, no son definidos genéticamente, pero sí son producidos culturalmente.

Por otra parte, creo que combatir esas corrientes no es la postura más fecunda que la Iglesia pueda tomar. No es necesario estar de acuerdo con ellas, pero no se puede anatematizarlas.

La cuestión de los ministerios debe ser cada vez más abierta, buscando siempre el consenso eclesial.

El feminismo latinoamericano nació en el ámbito de la teología de la liberación, como una revolución dentro de la revolución. Allí las mujeres encontraron opción y voz y comenzaron a ser valoradas sus reflexiones y escritos. Muchas mujeres se formaron no solo en la academia teológica sino en las Comunidades Eclesiales de Base de América Latina en los años dorados de la teología de la liberación

http://catapulta.com.ar/?p=1541