LA TEOLOGIA DE LA LIBERACIÓN DISFRAZADA DE “AMOR CÓSMICO” (con el mal olor de Teilhard de Chardin)

“Como había sido anunciado, este domingo 20 de octubre ha sido renovado el histórico Pacto de las Catacumbas. Esta vez, con un particular acento, en consonancia con el Sínodo Panamazónico, pues se trata de un ‘Pacto de las Catacumbas por la Casa común’.

En las Catacumbas de Santa Domitila, el mismo memorable lugar donde don Hélder Câmara y un grupo de padres conciliares afirmaron, hace 54 años, su firme compromiso por una Iglesia pobre y para los pobres, tuvo lugar el significativo acto, que fue presidido por el cardenal Cláudio Hummes, arzobispo emérito de São Paulo y presidente de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM).

“Este Sínodo es fruto del Concilio Vaticano II”, recordó el cardenal Hummes durante la homilía…

Dos signos fueron particularmente relevantes al concluir la celebración Eucarística y la firma del Pacto, hacia las 9 a.m., cuando el cardenal Hummes comentó que el cáliz que se utilizó en la celebración perteneció al misionero comboniano Ezequiel Ramin, quien dio su vida por la Amazonía en 1985.

Asimismo, el obispo emérito de Xingú, Erwin Kräutler, recibió de Hummes la estola que fue de don Hélder Câmara –y que el cardenal había utilizado en la Eucaristía de hoy. “Usted merece tener la estola de don Hélder”, fueron sus palabras.

Evocamos con gratitud a aquellos obispos que, en las Catacumbas de Santa Domitila, al final del Concilio Vaticano II, firmaron el Pacto por una Iglesia que sirve y es pobre. Recordamos con veneración a todos los mártires miembros de las comunidades eclesiales de base, de las pastorales y los movimientos populares; a los líderes indígenas, misioneras y misioneros, laicas y laicos, sacerdotes y obispos, que derramaron su sangre por esta opción por los pobres, por defender la vida y luchar por la protección de nuestra Casa Común. Nos unimos a la gratitud por su heroísmo con nuestra decisión de continuar su lucha con firmeza y coraje. Es un sentimiento de urgencia que se impone ante las agresiones que hoy devastan el territorio amazónico, amenazado por la violencia de un sistema económico depredador y consumista.

Celebramos esta Eucaristía del Pacto como «un acto de amor cósmico». «¡Sí, cósmico! Porque incluso cuando tiene lugar en el pequeño altar de una iglesia de aldea, la Eucaristía se celebra siempre, de cierto modo, sobre en el altar del mundo». La Eucaristía une el cielo y la tierra, abraza y penetra toda la creación. El mundo surgido de las manos de Dios, vuelve a él en feliz y plena adoración: en el Pan Eucarístico «la creación tiende hacia la divinización, hacia las santas nupcias, hacia la unificación con su propio Creador». «Por eso, la Eucaristía es también una fuente de luz y motivación para nuestras preocupaciones por el medio ambiente, y nos lleva a ser guardianes de la creación entera”

Catacumbas de Santa Domitila, Roma, 20 de octubre de 2019

https://es.zenit.org/articles/roma-pacto-por-la-casa-comun-en-las-catacumbas-de-santa-domitila/

UN LIBRO IMPORTANTE DE MONSEÑOR SCHNEIDER

El 15 de octubre el profesor Roberto De Mattei presentó en Roma Christus vincit, el libro de Monseñor Atanasio Schneider, y los  amigos de RORATE CÆLI seleccionaron estos párrafos:

“Desde el Concilio, uno de los mayores peligros dentro de la Iglesia ha surgido del diálogo interreligioso. La forma en que se llevó a cabo dicho diálogo, especialmente en las reuniones de Asís de Juan Pablo II y Benedicto XVI, visto en sus resultados, fueron expresiones de una relativización de la unicidad de Cristo y su Iglesia para la salvación eterna de las almas. Es una relativización de la verdad bíblica que Cristo es el Salvador único y que todos los que no son cristianos tienen que aceptar a Cristo como su Dios y Salvador y adorarlo para ser salvos. Es una relativización de la obligación y la misión indispensable de la Iglesia de proclamar esta verdad claramente a todos los no cristianos. De esta manera, los clérigos en la Iglesia en nuestros días están cometiendo, en mi opinión, un gran pecado de omisión al descuidar la proclamación de Cristo a todos los no cristianos, como lo hicieron los Apóstoles. Las reuniones interreligiosas como las celebradas en Asís transmiten al mundo entero el mensaje de que la religión católica se encuentra al mismo nivel que otras religiones, como miembro de una especie de ‘Parlamento de las Religiones del Mundo’. … La impresión de que todos estamos viajando por caminos paralelos al mismo Dios y todos llegaremos al mismo fin, y que no tenemos que preocuparnos si todavía hay personas de otras religiones que no conocen o no aceptan a Cristo . Solo tenemos que ser amables y tolerantes entre nosotros, promoviendo objetivos como ‘Fraternidad humana para la paz mundial y la convivencia’. ‘… la impresión de que todos estamos viajando en pistas paralelas al mismo Dios y todos llegaremos al mismo fin, y que no tenemos que preocuparnos si todavía hay personas de otras religiones que no conocen o no aceptan Cristo. Solo tenemos que ser amables y tolerantes entre nosotros, promoviendo objetivos como ‘Fraternidad humana para la paz mundial y la convivencia’.

“Sin embargo, una actitud tan reductora es una traición al Evangelio. Tenemos que cambiar el método de diálogo interreligioso. Si los Apóstoles usaran este método, no habrían convertido a tanta gente a Cristo. No habrían muerto como mártires sino en sus camas «. (Pp. 97-98)

“Seguí creyendo [cuando era joven] que no había ningún problema sustancial con los textos del Concilio. Por un lado, observé que los liberales abusaron de los textos del Concilio, y por otro lado, me pareció, en esos años, que las críticas del arzobispo Lefebvre eran exageradas. Para mí era imposible pensar que un Concilio o un Papa pudieran cometer un error. Implícitamente, consideré cada palabra del Concilio y del Papa como infalible, o al menos sin error. …

“Fue para mí una especie de ‘infalibilización’ inconsciente y total del Concilio; inconscientemente, no a nivel teórico, y de todos los pronunciamientos de los Papas. Me sentía incómodo cuando había críticos, y no me gustaba seguirlos o estudiarlos porque tenía miedo de ir en una dirección que sería infiel a la Iglesia y a mi devoción al Papa. Instintivamente, reprimí todos los argumentos razonables que podrían, incluso en lo más mínimo, ser una crítica de los textos del Concilio.

“Hoy en día, me doy cuenta de que ‘apagué’ mi razón. Sin embargo, esa actitud no es saludable y contradice la tradición de la Iglesia, como observamos en los Padres, los Doctores y los grandes teólogos de la Iglesia en el transcurso de dos mil años «(116-17).

Un examen honesto muestra que en algunas expresiones de los textos del Concilio hay una ruptura con la tradición constante anterior del Magisterio. Siempre debemos tener en cuenta el hecho de que el fin principal del Concilio era de carácter pastoral, y que el Concilio no tenía la intención de proponer sus propias enseñanzas definitivas «. (p.119) https://rorate-caeli.blogspot.com/2019/10/christus-vincit-bishop-schneiders.html

Esperemos su pronta traducción al castellano para que muchos católicos empiecen a liberarse del Vaticano II.

NUEVA RELIGIÓN POSCONCILIAR

1) El papa Francisco envió un saludo especial a la comunidad judía con motivo de Rosh Hashaná en el que expresa sus “mejores deseos de un año nuevo pleno de paz”.

En una carta escrita a mano y dirigida al rabino Abraham Skorka, el pontífice volvió a pedir que no dejen de rezar por él en el comienzo del nuevo año.

La carta enviada a Skorka, ex rector del Seminario Rabínico Latinoamericano y amigo personal del Papa, está fechada en Roma el 23 de septiembre de 2019.

“Querido hermano: Entiendo que ha de encontrarse en Jerusalén y rezará la Selijot frente al Muro Occidental, junto a sus hermanos judíos y de otros credos, quiero hacerle llegar un especial saludo junto a la oración por la paz”, sostiene en su mensaje. “A los miembros de la grey judía les hago llegar mis mejores deseos de un año nuevo pleno de paz”, agrega.

Francisco cierra su mensaje con su habitual pedido de oración: “Por favor, no deje de rezar por mí”

2)El obispo de San Miguel, monseñor Damián Nannini, participó el 1° de octubre de una celebración por el Año Nuevo judío en la sinagoga del Hirsch – Centro de Excelencia para Adultos Mayores y Rehabilitación, de esta ciudad bonaerense. Presidió el rabino Arieh Sztokman y asistieron funcionarios municipales del área de culto. http://www.aica.org/41377-el-obispo-de-san-miguel-en-la-celebracion-del-ano.html

3)Saludo de Mons. Oscar Ojea, Mons. Martín Fassi y Mons. Guillermo Caride a la comunidad judía con ocasión del Año Nuevo 5780 https://www.facebook.com/diocesisSI/

BESTIARIO AMAZÓNICO

1)Después de dos días de círculos menores, la Comisión de Información del Sínodo decidió dedicar la sesión informativa a temas relacionados con la formación, «de servidores del pueblo», agrega Monseñor Rafael Cob García, quien en Ecuador es el Vicario Apostólico de Puyo. Para él, la palabra clave para la formación de los futuros sacerdotes y agentes de pastoral en la Amazonía «es inculturación: llevar el Evangelio a las culturas que debemos evangelizar. Es difícil, y para ello son necesarios sacerdotes y diáconos indígenas”. Desgraciadamente, admite Monseñor Cob García, “son pocos los seminaristas indígenas que llegan al sacerdocio», porque los docentes de los seminarios de la ciudad tienen una base cultural diferente, «y muchos jóvenes pobres se desaniman y abandonan». Y además los jóvenes seminaristas indígenas y los ancianos de sus comunidades no entienden «la norma canónica del celibato sacerdotal».

El problema, explica el vicario de Puyo, es que faltan docentes preparados «para una formación inculturada y no es bueno trasladar a los seminaristas a otras ciudades». Por eso el sueño «es crear seminarios amazónicos, con una formación diferente desde el punto de vista académico y práctico» y tener formadores que ya vivan en el lugar y conozcan la realidad amazónica. «Deben conocer la lengua de las comunidades indígenas, compartir su vida cotidiana, contemplar y dejarse interrogar por lo que viven. Para entender cómo celebrar, para una liturgia inculturada, deben conocer símbolos y signos de las culturas indígenas”.

«Para formar sacerdotes misioneros, el seminario ya no es el lugar adecuado», afirma monseñor Adriano Ciocca Vasino, obispo prelado de São Félix, Brasil. «Por eso hemos iniciado una experiencia alternativa para formar sacerdotes con una teología que sepa mostrar a Dios al pueblo, un Dios presente en su vida. Desde hace siete años en esta diócesis del sur de la Amazonia, nacida de la experiencia de las comunidades de base

“Los candidatos al diaconado deben trabajar para mantenerse, insertarse en una comunidad como miembros, no como medios sacerdotes, con una casa en la que vivir y la comunidad, después de 4 años, nos dice si es idóneo o no y yo puedo ordenarlo. También tengo mujeres que están haciendo el camino, algunas ya son teólogas: saben que si con el Sínodo y el documento del Papa se abrirá al diaconado femenino, las ordenaré diáconas, si la comunidad en la que han servido es favorable».

“El Sínodo para la Amazonía puede ser una oportunidad para que la Iglesia se asegure de que la ecología integral entre de manera orgánica en el discurso teológico, ampliando el ámbito de la moral cristiana, la antropología teológica y la exégesis, introduciendo los pecados contra el medio ambiente y el planeta». «Toda la eclesiología debe ser repensada – señala el obispo ítalo-brasileño – integrando el concepto de ecología integral: sería una gran ampliación de la perspectiva eclesiológica. El Sínodo en curso podría ser el punto de partida para el estudio, la reflexión y el cambio de mentalidad. Y luego también se puede pensar en modificar el Código de Derecho Canónico”

3) “Reformular el curso de estudios de los futuros sacerdotes, en los seminarios, es la propuesta de la Hermana Zully Rosa Rojas Quispe, de las Hermanas Dominicas Misioneras del Santo Rosario, miembro del equipo itinerante «Bajo Madre de Dios», comprometido en la pastoral indígena del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado, Perú. «La formación de los seminaristas –señala la religiosa- se limita a la filosofía y no a la sabiduría ancestral y al aprendizaje de las muchas lenguas de los pueblos de la Amazonía”.

4) “Uno de los dos diáconos presentes en el Sínodo para la Amazonia, Francisco Andrade de Lima, secretario ejecutivo Regional Norte de la Conferencia Episcopal de Brasil, también se refiere al diaconado femenino para decir que no ve ningún problema con la posibilidad de que las mujeres ejerzan su mismo ministerio, “pero a partir de la vocación y misión de la Iglesia Amazónica, y no simplemente para compensar la falta de personas para dirigir la comunidad». «Estoy casado, tengo dos hijas – aclara el diácono, nacido en una comunidad indígena del Río Solimões – y mi familia me acompaña en todo mi ministerio».

https://www.vaticannews.va/es/vaticano/news/2019-10/briefing-del-sinodo-seminarios-amazonicos-diaconado-femenino.print.html

DEMOCRACIA, ELECCIONES, PARTIDO POLÍTICO (en el Diccionario de Teología Moral de Roberti-Palazzini*)

DEMOCRACIA

Valoración. Cualquier forma estatal tiene sus ventajas y sus defectos. La Iglesia reconoce como buena toda forma estatal capaz de actuar el fin del estado, esto es, el bien común. Por este motivo es necesario que el poder exprese la voluntad del pueblo y que en él exista la conciencia de los valores internos que los ciudadanos llevan a la vida política. La d. reposa sobre el principio de la fraternidad natural de todos los hombres sin distinción religiosa, racial política, de clase. En la estructura de la d. esta fraternidad fundamental de todos los hombres incluye ciertos derechos y ciertas libertades que son absolutos: derecho a la vida, libertad de conciencia, derecho de libertad personal, derecho a la familia. Otros derechos civiles específicos y libertades se derivan de aquí: igualdad de los ciudadanos ante la ley, derecho de todo ciudadano de participar en la vida política, derecho del pueblo a su autodeterminación, derecho de reunión y derecho de oponerse al partido en el poder, libertad de palabra, de prensa, de expresión de la opinión de la mayoría, derecho a negarse al traslado forzoso y al trabajo forzado, fuera del caso de pena por delito.

Por mucho tiempo los pueblos estuvieron contentos con el régimen monárquico. Con la evolución espiritual y económica nacieron nuevos deberes en la vida pública y surgieron así las exigencias de autonomía y de responsabilidad propia con la tendencia de clases e individuos a querer tomar su suerte en sus propias manos. Por este motivo a partir del siglo pasado todos los pueblos se fueron inclinando hacia la d. En interés del bien estatal conviene que esta evolución sea orgánica. La precipitación trae consigo la revolución y la d. se convierte en aborto. Toda forma tiene también sus defectos. El poder es siempre ocasión de abusos. Es muy fácil que el poder en lugar de servir al pueblo, se convierta en un privilegio de dominio sobre el pueblo y fuente de lucro para los privilegiados. No faltan abusos a la historia; las revoluciones son su prueba. Así también la d. tiene sus defectos. Para gobernar son precisas facultades morales e intelectuales adecuadas; pero como todo ciudadano tiene derecho a presentarse como candidato es evidente la posibilidad de que haya intrusos. Además los partidos durante la campaña electoral se dejan llevar por grandes promesas que después no están en condiciones de realizar. La demagogia es por lo tanto un fenómeno ordinario de la d. La d. puramente formalista y mecánica, allegada al burocratismo, a la superación de la responsabilidad, a la presión de las minorías, al predominio de las finanzas (plutocracia), a extravíos políticos profesionales, a la corrupción. Sólo una comunidad orgánica que ha vivido comunidad de vida nacional para realizar el bien común, puede dar bases seguras a la vida democrática.

ELECCIONES

1.El voto es un deber cívico y moral.- La papeleta electoral política es el instrumento por el cual los ciudadanos libres eligen sus legisladores y gobernantes. Tiene, por lo tanto, una influencia inmensa, porque de las malas obras buenas leyes depende la suerte de un pueblo. Es preciso tener presente también que el parlamento órgano representativo y el gobierno puede producir un gran bien o para mal a la Iglesia, al clero, a la familia cristiana, a la instrucción católica de la juventud, a la moralidad pública, a las instituciones eclesiásticas, a las diversas manifestaciones públicas de la religión, a las realizaciones de la civilización cristiana.

El ejercicio del derecho del voto constituye por lo tanto un deber cívico y un deber moral y religioso.

La gravedad de este deber puede variar según las circunstancias. Como norma general la obligación de votar es tanto más grave cuanto más comprometidos están en la consulta política determinada los intereses religiosos, morales y sociales de la comunidad nacional y cuanto más incierto es el éxito de la votación. La deserción de las urnas es cosa grave, a no ser que el elector esté impedido de votar por una enfermedad o por un daño moral grave o gravísimo según las circunstancias. «En las presentes circunstancias es obligación estricta de todos lo que tienen este derecho, hombres y mujeres, el tomar parte en las elecciones. El que se abstiene de ellas, sobre todo si es por indolencia por cobardía, comete de suyo pecado grave, una culpa mortal» (Pío XII, discurso a los párrocos y predicadores cuaresmales de Roma, 10 marzo 1948).

  1. Votar según Conciencia. Si es un deber grave acercarse a las urnas es deber aún mayor votar según la propia conciencia, esto es, elegir candidatos capaces y honestos, los cuales impiden su acción política en los principios de la doctrina y de la moral cristiana. En su citado discurso Pío XII advierte: «todos tienen deber y la obligación de votar según el dictamen de su propia conciencia. Pero es evidente que la voz de la conciencia impone a todo católico sincero vendrá su voto a aquellos candidatos o a aquella lista de candidatos que ofrecen garantías verdaderamente suficientes para tutelar de los derechos de Dios y de las almas, para el bien verdadero de los individuos, las familias y de la sociedad, según la ley de Dios y la doctrina moral cristiana«.

Por el voto ponemos en las manos de los elegidos un gran poder, tanto para el bien como para el mal; por lo mismo asumimos indirectamente la responsabilidad de todo lo que ellos hacen en virtud de su mandato, naturalmente que en la medida prevista por nosotros y según la influencia ejercida por nuestro voto. El que a sabiendas y eficazmente vota por candidatos indignos es responsable de cooperación al mal y contrae la obligación de reparar en la parte que toca a su responsabilidad los daños que los elegidos por él produzcan a la sociedad, a los individuos y a la Iglesia.

Cuando en las elecciones políticas se presentan católicos dignos de este nombre y con la competencia debida, los ciudadanos deben dar su voto, ya que ellos son los únicos que pueden defender íntegramente en el órgano representativo de la nación los intereses cristianos y los que mejor pueden llevar a la vida pública ideas sanas, celo ferviente e integridad de conciencia.

Como principio ninguno niega a los católicos el derecho a votar contra un candidato católico cuyas opiniones políticas no estén de acuerdo, ya que un ideal político puede ser concebido de manera distinta y alcanzado por diversos medios, pero las divisiones en los católicos en una batalla electoral tienen un límite, cada vez que las circunstancias hagan necesarias un frente único de todas la fuerzas católicas para salvar los supremos intereses cristianos, que en último análisis se identifican con los civiles y sociales de la nación. En muchos países las disensiones electorales de los católicos y la dispersión de sus votos causaron a la Iglesia y a la sociedad pérdidas gravísimas e irreparables.

PARTIDO POLÍTICO

2.Nueva concepción del partido.Lo que hoy interesa es la nueva concepción del partido como elemento de propulsión y desarrollo orgánico de la vida política.Se trata de superar  el concepto tradicional de de partido como organización de fuerzas en servicio de dterminados intereses enmascarados a veces con brillantes idealismos.De suyo tiende a hacer triunfar tales intereses con la aniquilación del partido opuesto.La consecuencia es una afirmación de dominio que perjudica no poco al bien común para favorecer solo a una parte de los ciudadanos.De aquí la legítima reacción de los demás y un estado de continua guerra civil abierta o latente.La historia enseña que ésta es la tentación ordinaria de los partidos:esto es,el olvido del deber e poner el cuidado del bien común por encima del éxito propio.La nueva concepción, que hoy es propugnada,parte precisamente de una afirmación contraria a la tendencia de donde nace aquella tentación:reconocer un bien superior al cual debe inclinarse el partido y por lo tanto estar pronto a sacrificar su propio deseo de asumir el poder ante el bien del Estado.El Estado sólo constituye el fin de la actividad política de todos los ciudadanos;frente a él los partidos no son sino medios;y los medios se han de emplear sólo en cuanto son útiles según los tiempos y las circunstancias.

5.Partidos y bien común.Debiera ser esencial a la constitución íntima de cada partido no sólo un programa ideal al que por necesidad humana se ligan también intereses materiales sino también la voluntad de cooperar con los demás partidos al funcionamiento jurídico y regular del gobierno,primera condición de la vida social y de subordinar su propio interés de prosperidad y preeminencia al bien común de la nación…La pluralidad de los partidos tiene su razón de ser en la aportación que pueden dar,mediante la crítica y la discusión pública al bien común:pero si se sirven de ésta solo para disminuir o destruir este bien,reniegan de su finalidad y del valor de su existencia.La concordia discors de una asamblea verdaderamente libre puede engendrar grandes beneficios para la sociedad,pero puede surgir sólo de la conciencia viva en cada partido,del respeto a la libertad de los demás de modo que las libertad ajena le sea tan cara como la propia.

Un sincero amor del bien común como fin supremo y de la libertad como método para alcanzarlo es el presupuesto imprescindible para la coexistencia de varios partidos en régimen libre y para una efectiva cooperación entre ellos. Se trata de ver si esto pertenece a la realidad histórica de nuestros días.

*Editorial Litúrgica Española, Barcelona,1960