PEQUEÑO APUNTE DEL DÍA

EL BERGOGLISMO-MARITAINISMO CONTRA LAS PATRIAS

Bergoglio se refirió al malestar existente en Europa frente “a la llegada masiva de inmigrantes y refugiados”, puntualizando que “el malestar también es indicativo de los límites del proceso de unificación europea, de los obstáculos con los que se debe medir la aplicación real de la universalidad de los derechos humanos, de los muros contra los que se estrella el humanismo integral, que constituye uno de los frutos más hermosos de la civilización europea. Y para los cristianos todo esto debe interpretarse,  más allá del inmanentismo laicista, en la lógica de la centralidad de la persona humana creada por Dios, única e irrepetible”.

https://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2017/09/22/migr.html

Algunas apostillas merece esta nueva bergogliada:

la “unificación europea” es fruto de la ingeniería social de tecnócratas que reciben sueldos millonarios y toda clase de canonjías. La Patria, su identidad y sus tradiciones, son uno de los bienes más altos que el hombre debe preservar, aún a costa de su vida. ¿No conoce Bergoglio el valor de la pietas?

(Lo invito a repasar la Suma Teológica – Parte II-IIae – Cuestión 101).

-de ninguna manera el “humanismo integral” es “uno de los frutos más hermosos de la civilización europea sino un pernicioso engendro de Maritain, que “Fray Jerónimo” describe así:

El humanismo integral de Maritain es una fraternidad de hombres de buena voluntad pertenecientes a distintas religiones o a ninguna, incluyendo hasta a los que rechazan la idea del Creador. Dentro de esta fraternidad la Iglesia debería ejercer una influencia de fermento sin imponerse a sí misma y sin exigir ser reconocida como la única Iglesia verdadera. El cemento de esta fraternidad es la virtud de hacer el bien, y la comprensión basada en el respeto de la dignidad humana. Esta idea de fraternidad universal no es nueva. Fue ya adelantada por los filósofos del siglo XVIII y por los revolucionarios de 1789. Es también la fraternidad querida por la masonería. Lo que distingue el humanismo integral de Maritain es el papel que asigna a la Iglesia. Dentro de esta fraternidad universal la Iglesia deberá ser la “emperatriz”, la hermana mayor. No necesitamos explicar que para que la hermana mayor se granjee la simpatía de los “hermanitos” no debe ser ni intransigente ni autoritaria. Debe saber cómo hacer la religión aceptable. Y para que las verdades de fe y moral sean aceptables el cristianismo debe ser práctico y pastoral más que dogmático.”

http://elmatinercarli.blogspot.com.ar/2012/03/el-humanismo-integral-de-jaques.html

(Cito a “Fray Jerónimo” brevitatis causae, pero quien despedaza a Maritain y su falso humanismo es nuestro maestro Meinvielle).

Del mundialismo ,del tufo maritainiano y de J.M.B. libera nos, Domine.

Notas catapúlticas

1)Por su parte, el cardenal Reinhard Marx, justamente maltratado en esta página varias veces, “sentenció” hace poco:

 “El nacionalismo y el espíritu de exclusión son absolutamente extraños al mensaje cristiano. Para el Evangelio todos los hombres son iguales a Dios, independientemente de su proveniencia o etnia. La Iglesia mira con gran preocupación al populismo que avanza en toda Europa ligado al fenómeno de las migraciones y al temor del terrorismo, y ofrece toda su contribución para la promoción de una reconciliación social”

http://www.lastampa.it/2017/09/26/vaticaninsider/ita/news/reinhard-marx-il-nazionalismo-del-tutto-estraneo-al-vangelo-GuRwgcAY3GHgebB58w

2)Y un lamentable partiquino como Sergio Buenanueva, obispo de San Francisco (Córdoba) se  prendió en la movida mundialista, y en su muy precario análisis del integrismo, agregó:

Hay un cuarto rasgo que caracteriza al integrismo católico en algunos países, como Argentina, y es la tendencia nacionalista, es decir a una identificación entre fe católica e identidad nacional que, en sus manifestaciones más extremas, resulta verdaderamente contraria a la fe”. http://www.aica.org/documentos-s-TW9ucy4gU2VyZ2lvIE8uIEJ1ZW5hbnVldmE=-6914