LA DERIVA MUJERIL DEL POSCONCILIO

“En ciertas aldeas del sudeste de Portugal, la escasez de curas católicos ha llevado a varias mujeres, simples creyentes, a celebrar ellas mismas la misa del domingo para animar la vida religiosa de estas comunidades envejecidas pero abiertas al cambio.

En la minúscula iglesia de Carrapatelo, aldea de medio centenar de casas posadas sobre una colina que da a los viñedos de la región de Reguengos de Monsaraz, Claudia Rocha, vestida de negro y con zapatillas, se dirige a una docena de fieles, mujeres mayores en su mayoría.

Mientras su cazadora de cuero y su smartphone la esperan apoyados en el primer banco, la joven de 31 años lleva con facilidad esta “asamblea dominical en ausencia de cura”.

Tras las oraciones y los cantos litúrgicos, ella misma comenta las lecturas bíblicas del día, como lo haría cualquier otro prelado.

Al final de la ceremonia, distribuye la comunión como en la misa, con la sola diferencia de que las hostias que reparte han sido bendecidas por un cura y que no bebe el vino que representa la sangre de Cristo.

“Si yo no estuviera aquí hoy, esta iglesia estaría cerrada. Poco importa que sea mujer, diácono o cura: lo que cuenta es tener a alguien que pertenezca a la comunidad y mantenga el vínculo con el cura, incluso cuando él no está”, explica a la AFP”. (Se agregan fotos de otros lugares)

https://www.terra.com.ar/noticias/mundo/en-las-iglesias-de-portugal-las-mujeres-tambien-suben-al-pulpito,4e4082db9e068

Nota catapúltica

Otro paso más de la mujerización en la Iglesia. ¿Hasta dónde llegará, porque el diablo mete la cola en todas partes? Quizás haya una suerte de “ordenación” para diaconisas con bombos y platillos, publicitada por todos los medios y festejada por los mismos obispos, y los católicos aborregados y temerosos no se animen a protestar. Arrecian los malos vientos en estos tiempos bergoglistas.